Pamela contra los gorros británcos

|

Pamela Anderson, que además de la vigilante de la playa por excelencia también es una firme defensora de los animales, está intentando acabar con una tradición británica que muchos creían que ya ni siquiera existía: la de confeccionar los gorros de la Guardia Real con piel de oso. Al parecer, para elaborar cada una de esas piezas que nadie se puede resistir a fotografiar es necesario matar a un animal, lo que, se mire por donde se mire, es difícil de justificar. Aunque solo sea porque para cumplir su función de llamar la atención y taparle media cara a los guardias, los gorros de pelo sintético valen perfectamente. FOTO: Un oso murió por ese gorro

Pamela contra los gorros británcos