Emprendiendo, todo lo necesario para que sea viable

|

Emprender no siempre es tarea fácil. Cada mes son cientos las start ups que se ponen en marcha buscando un hueco para conseguir colocar su producto o servicio en la mente del consumidor.


Cuando una persona decide emprender, hace antes de nada una serie de cálculos que harán que la propuesta acabe siendo o no viable.


Lo primero que hay que tener en cuenta es que es necesario tener un colchón para las primeras inversiones porque, sin ellas, es probable que se fracase. Pese a que muchos piensan que lo necesario es ir poco a poco añadiendo, si el producto no está bien envuelto desde el principio, no acudirá ni el comprador ni el inversor a él.

Es por ello que, de no disponer de un capital para empezar, se busca esa primera financiación a nivel particular. Es en Matchbanker donde se pueden comparar las ofertas de las mejores financieras para conseguir, así, decidirse por uno de los mejores préstamos del mercado atendiendo a la situación personal de cada uno.


Los más de 100.000 clientes que han usado sus servicios en más de 9 países europeos lo avalan. Gracias a este tipo de propuesta para buscar préstamo, además, se ahorra tiempo para poder centrarse en el proyecto de la empresa, que es lo que de verdad cuenta.


¿Cómo se debe plantear el arranque de cualquier empresa?


Lo primero a saber es el coste que conllevará ponerla en marcha. No solo se trata de registrarlo y constituir la propia sociedad, sino de preparar la web, la tienda física o lo que sea necesario para que el producto llegue al mercado vía online o bien desde el punto de venta físico.


Desde el primer momento sería necesario apostar por incluir en ese primer borrador económico la creación de una logística que tenga como objetivo darse a conocer. Es decir, una web y quizá una primera campaña tanto online como offline que, aunque no sea excesivamente completa o cara, sirva para llegar a un público objetivo que luego sirva de altavoz.


¿Es necesario tener un stock del producto? Si es así hay que hacer previsiones realistas sobre la cantidad y cómo y dónde almacenarlo. A esto habrá que sumar los gastos de telefonía, conexión, alojamiento de web, etc.


Hacer una previsión de negocio exige a su vez una provisión de fondos capaz de soportar los primeros meses. Para ser realista habrá que intentar llegar hasta pasado el medio año para valorar si el camino es el correcto o si hay forma de mejorarlo.


¿Será necesario contar con ayuda externa de personal trabajando o gestionando algún servicio? Si es así, habrá que planificar también su coste en el tiempo mencionado.


“A todo esto hay que sumar también una gestoría que sea capaz de llevar la contabilidad y presentar los papeles y liquidaciones de impuestos a tiempo. La legislación no para de cambiar. Por ejemplo, acaba de ponerse en marcha la Ley antifraude y, actualmente, es necesario que las pymes y empresas se adapten a una nueva normativa que obliga a la existencia de un programa o Excel capaz de garantizar la trazabilidad de las facturas bajo pena de sanción” explican desde las asesorías a los nuevos emprendedores.

Emprendiendo, todo lo necesario para que sea viable