Cero confianza en Huesca

El Leyma Basquet Coruña se persenta en la cancha del colista tras tres victorias consecutivas y con la sensación de un equipo importante que por fin ha despegado | pedro puig
|

El Leyma Basquet Coruña no debería fallar esta tarde en el Pabellón Municipal de Huesca, donde tiene una excelente oportunidad de anotarse su cuarta victoria consecutiva.

Llegan los de Sergio García lanzados, semana a semana con más hechuras de equipo importante, como demostraron el pasado sábado triturando (92-62) a uno de los más firmes aspirantes al ascenso, el Gipuzkoa, mientras que el Huesca viene de perder por un punto más de diferencia contra el Granada (101-70).

Su rival de hoy está en las antípodas. Casi en las antípodas de todo. Comparte con el Palma el (des)honor de ser el único equipo que todavía no ha ganado. Y no solo eso, sino que en las cinco jornadas disputadas apenas tuvo escasas posibilidades en dos encuentros, en Cáceres (90-83) y ante el Real Valladolid (82-89).



Sin opciones


Lo poco que han podido competir los jugadores que entrena Sergio Lamúa queda plasmado en un dato aterrador: solamente han estado por delante en el marcador en ocho ocasiones, cuatro de ellas gracias a haber anotado la primera canasta del encuentro. Otras tres (24-26, 26-28, 74-76) en la pista del conjunto extremeño, una más (2-4) en Granada y ninguna contra el pucelano.

Con una plantilla desestructurada por algunas lesiones (sobre todo la del pívot congoleño Gracin Bakumanya) y bastante descompesada ya en su gestación (cuatro jugadores procedentes del filial del CB Zaragoza), las debilidades del Peñas Huesca son muchas y las virtudes muy escasas.

Entre estas últimas no está el rendimiento en su mitad de la pista: 89.6 puntos en contra de media, una barbaridad y 15.6 más que la ‘marea naranja’. Su balance ataque-defensa en lo que va de curso es de -15.8 puntos por encuentro, una cifra, eso sí, disparada por la dura derrota de la pasada semana en Granada, cancha donde el Leyma venció con bastante autoridad (79-88) en la tercera jornada.

El ala-pívot estadounidense Maverick Rowan (16.4 puntos y 4.6 rebotes), el alero Rafa Casanova (11.2 y 2.6), el base-escolta neerlandés Devon van Oostrum (11.8, 2.4 y 2.0 asistencias), el escolta nigeriano Keith Omoerah (9.2, 3.2 y 2.0) y el base Ayoze Alonso (9.5, 2.0 y 2.0) forman el soporte de un grupo con graves carencias interiores, donde el decepcionante serbio Aleksandar Andrejevic (2.0 tantos y 1.7 rechaces) es su único pívot sano. Y enfrente tendrá a Nick Ward, jugador más valorado, mejor reboteador total y en ataque y tercer anotador de la competición.



Viejo conocido


Estadísticamente, el Huesca –que el 24 de octubre firmó por un mes al base excanterano naranja Pablo Ferreiro– solo es mejor que el Leyma Coruña en dos facetas: balones perdidos y porcentaje de acierto en tiros libres. En las demás, la diferencia es entre bastane grande y abismal.

Pese a ello, cero confianza, que la pasada jornada el Iraurgi, que tampoco había ganado, desarmó (88-72) al gran favorito sobre el papel, el Estudiantes, que todavía no había perdido. Cosas de la LEB Oro, una liga sin ley. 

Cero confianza en Huesca