Los vecinos de O Castrillón denuncian trapicheos y ruido nocturno en unas chabolas del barrio

Vista de las chabolas en O Castrillón
|

Los vecinos de O Castrillón denuncian la presencia de trapicheos y ambiente problemático en las chabolas que están situadas entre las calles de Antonio Ríos y Casanova de Eirís. Allí, según relatan, hay un grupo de personas que consumen drogas y molestan a los residentes, por lo que se ha transmitido una sensación de miedo generalizada.


“Llevamos más de dos décadas soportando estas casas que quedaron ahí cuando expropiaron el terreno y ahora ha llegado gente problemática. A las 03.00 horas salen dando voces y creando problemas”, asegura un vecino del barrio.


Durante el día, tal y como relata, estos individuos se cruzan con niños, padres, madres y abuelas que llevan a los más pequeños a la escuela y “les increpan, piden dinero, tabaco... la gente ya no sabe cómo reaccionar por el hecho de que hay drogas de por medio”, dice.


La solución que piden los residentes de O Castrillón es que derrumben estas chabolas para que no se puedan refugiar en ellas, pero no se hace nada”, comenta el vecino, a la vez que añade que “si la población corre peligro, hay herramientas para actuar en consecuencia”.


“Abandono”

Todo esto provoca, a su vez, un sentimiento de “abandono” por parte de las administraciones: “El Ayuntamiento no nos hace ni caso, pero ya no solo en esto, sino también con el tema del polideportivo, que lleva décadas por ser inaugurado”. En cuanto a la presencial policial, esta persona reconoce que “los agentes acuden, pero no hacen nada porque no pueden”.


Compara la situación con Os Mallos, pero asegura sentir envidia de las manifestaciones y reivindicaciones que llevan a cabo en este otro distrito coruñés: “Aquí no nos movemos ni peleamos por lo que queremos y tendríamos que hacer como ellos”.


Precisamente en Os Mallos los vecinos de la plataforma Mallos Unidos saldrán de nuevo a la calle para reclamar seguridad y atención en el barrio, donde se siguen sucediendo, dicen, los robos y los intentos de okupación de bajos y viviendas.


Será el próximo domingo, día 7 a las 12.00 horas en la plaza de María Pita, y apoyan la convocatoria otras entidades vecinales como las de la Ciudad Vieja, A Gaiteira-Fátima, Ensenada del Orzán, Visma, Los Rosales, Matogrande y Elviña Segunda Fase.


Además de la presencia de okupas, reclaman, una vez más, iluminación y vigilancia policial con agentes de paisano. “Queremos que la policía comunitaria patrulle a pie de forma continuada, no podemos vivir con miedo a que nos roben. Hay gritos todas las noches, todos los días pasa algo”, apuntan. El Ayuntamiento y la Subdelegación del Gobierno formaron una mesa de trabajo hace un año, cuando aumentó el fenómeno de la ocupación ilegal en la ciudad.


Preocupación en Os Mallos

Hoy en día, la Policía Nacional estima en cerca de un centenar los casos de este tipo en A Coruña, aunque las estadísticas señalen que Galicia es una de las comunidades con menos incidencia. La preocupación de Os Mallos por esta situación continúa y las concentraciones no pararán hasta lograr “un barrio seguro”.


Esta será la cuarta manifestación de la plataforma vecinal, ya que las previas movilizaciones fueron secundadas por centenares de personas. Denunciarán, además, la falta de iluminación en las calles del barrio, otro de los elementos que consideran problemático.

Los vecinos de O Castrillón denuncian trapicheos y ruido nocturno en unas chabolas del barrio