Portugal queda lejos

|

Gruñen y amagan con enmiendas a la totalidad del proyecto de Presupuestos, incluso amenazan con abstenerse o votar en contra si no les dan todo lo que piden a cambio, pero a la postre los actores de este teatro político apoyarán el proyecto que presenta Pedro Sánchez porque si llegaran a forzar una situación a la portuguesa se arriesgarían a perder su zona de confort.

Llegado el caso, apuntando lo que apuntan las encuestas, el Partido Popular con el apoyo de los diputados de Vox podría formar Gobierno y entonces al club de parlamentarios de la moción de censura se les acabaría la barra libre.

¿Dónde iban a estar mejor que con un Pedro Sánchez que concede indultos y aguanta todas las impertinencias de Rafael Rufián o le da el pésame a los de Bildu tras el suicidio de un preso que cumplía condena por pertenecer a la banda terrorista ETA?

Para los grupos separatistas que llevan año obteniendo ventajas, explotando la precariedad parlamentaria del Partido Socialista Obrero Español y la ambición de poder de Pedro Sánchez, un cambio del signo del Gobierno lo cambiaria todo.

Llegado el caso, veremos que Pedro Sánchez tragará con las exigencias de Esquerra Republicana de Catalunya y con a la hoja de ruta que impulsa Arnaldo Otegi.

La única duda es el Partido Nacionalista Vasco, ellos que siempre juegan al penalti en el último minuto sabiendo que el VAR está de su parte, andan ahora con la mosca tras la oreja por el juego que Pedro Sánchez se trae con Bildu, segunda fuerza política en el Parlamento Vasco.

Desde la traición de la moción de censura que apuntilló al popular Mariano Rajoy, el Partido Nacionalista Vasco ha ido exprimiendo transferencias y todo hace suponer que seguirá en esa línea.

Así las cosas no cabe esperar sobresaltos a la portuguesa porque, a juzgar por lo que vimos en la pasarela de Trujillo el pulso entre las vicepresidentas Nadia Calviño y Yolanda Díaz a cuenta de la tan traída reforma Laboral, encaja más en una crónica del Vogue que en los decretos del BOE.

En resumen, Portugal queda lejos.

Portugal queda lejos