La colada tres sigue destruyendo viviendas e invernaderos en avance hacia el mar en La Palma

Unas 10.000 personas se han desplazado este fin de semana a La Palma para ver el volcán de Cumbre Vieja/EFE/Miguel Calero
|

La colada con trayectoria 3 sigue destruyendo construcciones e invernaderos en su avance hacia el mar, del que está a unos 40 metros en línea recta, ha dicho este sábado el director técnico del Plan de Emergencias Volcánicas de Canarias (Pevolca), Miguel Ángel Morcuende.


Esta colada avanza por zonas evacuadas pero siguió haciendo "bastante daño" durante la pasada noche, mientras que el resto afecta poco a zonas no arrasadas, ha precisado.


Este avance se produce cuando se ha localizado el seísmo de mayor magnitud desde el inicio de la erupción el pasado 19 de septiembre, y se ha llegado a 5 en la escala del Instituto Geográfico Nacional (IGN), cuya directora en Canarias, María José Blanco, ha comentado que se está "lejos" de la situación de registros históricos en los que se llegó a 5,8.


Lo que sí podría aumentar es la intensidad de los movimientos sísmicos, de forma que si el de este sábado ha llegado a IV-V en una escala de XII se podría alcanzar la VI, ha dicho María José Blanco.


En cuanto a la colada 3, hace unas 48 horas era estrecha, pequeña, pero se ha hecho más grande, se ha derramado siguiendo fundamentalmente vaguadas y, al no poder cabalgar sobre la 9, se ha pegado a esta hasta las inmediaciones de la zona marina, pero no se ve que vaya a llegar al mar pronto porque hay una zona llana, ha indicado Morcuende.


La colada 3 ha avanzado unos 1.400 metros en las últimas 24 horas y se monitoriza su avance, ha indicado el director técnico del Pevolca, quien ha añadido que si continúa su avance posiblemente afecta a la zona de La Noria.


Su avance se producirá por zonas evacuadas y está a unos 3.800 metros del barrio de San Borondón, de Tazacorte, por lo que no haría falta realizar evacuaciones. Si llega al mar podría afectar a los trabajos que con las desaladoras se realizan en Puerto Naos, por lo que habría que sacar de ese área a trabajadores y maquinaria.


El director técnico del Pevolca se ha referido asimismo a la superficie afectada por la lava del volcán, que empieza a ser "importante" al superar las 963,73 hectáreas, y ha agregado que, según los datos de los satélites Copernicus, han sido destruidas 2.532 edificaciones-construcciones, y 149 están en riesgo, pero estos datos se contrastarán en los próximos días.


En cuanto a la calidad del aire ha declarado que el dióxido de azufre llega a unos 4.000 metros de altura en el penacho del volcán y está en ligero descenso, mientras que los vientos dominantes son de componente sureste y este, lo que tiene como "única ventaja" que no habrá problemas operativos en el aeropuerto de la isla.


Si el viento fuese solo del este podría bajar la base de la inmersión térmica, lo que podría provocar problemas con los contaminantes, pero no se está en esa situación.


En las zonas bajas este viernes y sábado no se han superado los niveles de dióxido de azufre, "lo que es una buena noticia", y tampoco los de partículas de menos de 10 micras, salvo en el municipio de Los Llanos de Aridane en el último caso.


Morcuende ha atribuido ese hecho a que en Los Llanos de Aridane ha caído mucha ceniza, hay mucho tráfico y, además, con las operaciones de limpieza se ha levantado ceniza, por lo que recomienda a los ciudadanos utilizar mascarillas FFP2 y a las personas con predisposición a sufrir alergias que usen gafas.

Ha comentado que hay 454 personas albergadas en hoteles de Fuencaliente y Los Llanos de Aridane, y 44 en dependencias sociosanitarias.


El director técnico del Pevolca ha insistido en que se deben tomar precauciones para evitar contagios de covid-19, sobre todo cuando han llegado muchos visitantes, a los que ha agradecido su estancia en estos momentos porque ayudan económicamente a la isla y porque así también se confirma que La Palma es segura.


Ha recordado que desde el antiguo aeropuerto de La Palma hay un servicio de guaguas para que quienes visitan la isla para ver el volcán se acerquen a la zona, y ha recordado que se trata de una medida de seguridad para evitar el aumento de turismos en las carreteras.


Por su parte, la directora del Instituto Geográfico Nacional (IGN) en Canarias, María José Blanco, ha reiterado que continúa la erupción fisural y que esta mantiene su comportamiento. En cuanto a la sismicidad ha señalado que sigue localizándose en las mismas zonas y profundidades.


Si los seísmos aumentan de intensidad la población deberá tomar medidas, de forma que si está en la calle deberá alejarse las fachadas de los edificios y desplazarse hacia lugares abiertos; si está en un vehículo, deberá disminuir la velocidad e intentar parar, mientas que si está en interiores tendrá que colocarse bajo los marcos de las puertas o de muebles resistentes, mientras dure el seísmo.


Si salen a la calle hay que usar las escaleras (no los ascensores) después de apagar luz, agua y gas.

La colada tres sigue destruyendo viviendas e invernaderos en avance hacia el mar en La Palma