El Puerto estima que las obras del tren a punta Langosteira comenzarán en otoño del próximo año

Martín Fernández Prado, Ethel Vázquez y Gonzalo Trenor | quintana
|

El presidente de la Autoridad Portuaria, Martín Fernández Prado, se reunió con la conselleira de Infraestruturas, Ethel Vázquez, y el delegado de la Xunta, Gonzalo Trenor, para evaluar la marcha de las inversiones en el Puerto. Vázquez recalcó el compromiso de la Xunta con la dársena. Entre ellas, el necesario enlace ferroviario al Puerto Exterior de punta Langosteira. El objetivo es que las obras del tren puedan comenzar en otoño del año que viene. “No nos engañemos: solo la licitación serán seis o siete meses y previamente hay que realizar trabajos de expropiaciones, de aprobación de proyecto, la autorización de los ministerios... –recordó el presidente del Puerto–. Los plazos son los que son”.


Para Vázquez, el Puerto “é prioritario, e estamos avanzando. Agardamos que no convenio para a elaboración da fachada marítima podamos chegar a acordos canto antes, posto que hai avances positivos”. Y aseguró que el borrador del convenio del enlace ferroviario obra ya en poder del Puerto. “Hai que traballar axiña”, advirtió la conselleira. Los Presupuestos Generales del Estado incluyen una partida para el tren a Langosteira, lo que achaca a la insistencia de la Xunta. De esos 157 millones de euros, solo existe una partida de tres millones de euros para 2022. “Non permite aventurar un gran avance”, comentó. Mientras, el año que viene, la Xunta invertirá 1,7 millones de euros de los 22 que dedica a la compra de muelles y su urbanización en la nueva fachada.


Buenas noticias

Por su parte, Prado valoró la noticia de que la Xunta invertirá 20 millones de euros en la Lei de Orzamentos de 2022. “Es una enorme satisfacción, porque da garantías muy claras del compromiso de la Xunta y creo que Puertos del Estado lo va a ver como tal”, explicó. Con este dinero el Gobierno autonómico adquirirá el 20% de los muelles de Calvo Sotelo y Batería (el 75% lo comprará el Ayuntamiento y el 5% restante, la propia Autoridad Portuaria).


“Es una tranquilidad para poder dedicarnos a otras inversiones”, explicó Prado. Esta ayuda permite despejar el horizonte de la Autoridad Portuaria (agobiada por la deuda producida por la construcción de punta Langosteira) hasta 2035. 


Anteriormente, las cuentas del Puerto le permitían pagar los plazos hasta 2026. De esta manera, ganan tiempo. “Si lo podemos aplazar unos años nos va a permitir que el Puerto Exterior esté a plena operatividad”, comenta Prado. Para esa fecha, el tren a punta Langosteira será ya una realidad, después de 17 años de espera. “Nos va a abrir nuevas mercancías, nuevos negocios –proyectó el presidente del Puerto–. Estamos trabajando en temas industriales muy importantes que si se confirman, también vendrán a ayudar a solventar este problema financiero”.


Es un problema grave: punta Langosteira costó al Puerto 330 millones de euros, de los que ha pagado 40 millones (y 30 en intereses). De ese importe, 200 millones los adeuda a Puertos del Estado y el resto, a la Banca Europea de Inversión (BEI). La deuda se iba a saldar con la venta de los muelles para su urbanización, pero los planes de 2004 se cambiaron y se generó una corriente negativa contra la construcción, dejando al Puerto sin posibilidad de financiarse y sin condonación de la deuda a la vista.


Por eso para Prado, esta es “una semana extraordinaria”, puesto que, además del aporte de la Xunta, en los Presupuestos Generales del Estado aparecen esos 157 millones de euros.

El Puerto estima que las obras del tren a punta Langosteira comenzarán en otoño del próximo año