Un refugio para los perseguidos

|

Es una suerte que los podemitas se pasen por el forro sus códigos éticos internos. Casi tanto como que no respeten a la Justicia, a la que acusan de atacar a la democracia. Así, es fácil para Irene Montero dar trabajo en su ministerio a la inhabilitada Isa Serra y a los procesados Sánchez Mato y Celia Mayer, estos últimos por un supuesto delito de corrupción. Vamos, que con el precedente sentado por la ministra puede estar tranquilo Alberto Rodríguez, condenado por patear a un policía, una sentencia también injusta según Podemos y que puede provocar que acabe en uno de los chiringuitos que manejan los ministros morados. FOTO: Irene montero | ep

Un refugio para los perseguidos