La nueva colada, de hasta 1.240 grados, destruye lo que quedaba en Todoque

Una de las bocas eruptivas del volcán de Cumbre Vieja, la pasada noche/EP
|

El nuevo río de lava que se liberó este sábado por la tarde al derrumbarse el flanco norte del volcán de Cumbre Vieja, en La Palma, transporta consigo, flotando, bloques de roca del tamaño de un edificio de tres pisos, advierte el Instituto Geológico y Minero de España (IGME).


La nueva colada de lava, con temperaturas de hasta 1.240 grados centígrados, ha destruido las pocas edificaciones que quedaban en pie al norte de Todoque, según ha informado este domingo el Instituto Volcanólogico de Canarias (Involcan).


Por su parte el Cabildo de La Palma ha informado hoy de que, a pesar de que en esta pasada noche "el volcán ha sido más ruidoso" y ha habido muchas vibraciones, ha transcurrido sin incidentes.


La evolución de la erupción continúa dentro del proceso normal de un volcán, afirma el Cabildo palmero, que subraya que los científicos siguen monitorizando la actividad para garantizar la seguridad de las personas.


Añade que se permitirá la entrada a los vecinos evacuados con propiedades fuera del perímetro de seguridad para recoger ropa y enseres, y para ello el acceso será controlado y contarán con el acompañamiento de personal de seguridad, previa coordinación con su Ayuntamiento.


Esta medida puede estar sujeta a cambios según las condiciones meteorológicas y la evolución del proceso eruptivo.


A día de hoy, las coladas de lava se extienden por más de 497 hectáreas y han destruido más de 1.186 edificaciones, según el sistema europeo Copernicus. 


Será un volcán duradero

 El catedrático emérito de Geografía de la Universidad Autónoma de Madrid, Eduardo Martínez de Pisón, ha manifestado a Efe que, por la potencia que está demostrando, el nuevo volcán de La Palma da la impresión de que será duradera su erupción.


Una erupción que comenzó el pasado 19 de septiembre y para estar cerca de ella Eduardo Martínez de Pisón ha viajado a La Palma durante tres días acompañado por la profesora de Geografía Física de la Universidad de La Laguna Carmen Romero, cuya tesis dirigió.


Eduardo Martínez de Pisón, que fue profesor en la Universidad de La Laguna y presenció la erupción del Teneguía (1971), ha recordado que no hay métodos ni conocimientos suficientes para prever cuánto tiempo durará una erupción.


Ha explicado que el nuevo volcán tiene una fuente de lava "muy copiosa", lo que quiere decir que está alimentado por un caudal "extraordinariamente fuerte", y la lava además es muy fluida, cada vez es más básica.


Se puede decir que la lava ahora es juvenil, lo que ocasiona que los derrames se multipliquen porque la topografía de las coladas ha cambiado el terreno, ha añadido.

La nueva colada, de hasta 1.240 grados, destruye lo que quedaba en Todoque