Yolanda está crecida

|

Y no lo puede ocultar. Es lógico porque no hace más que recibir masajes mediáticos, demoscópicos, sindicales y nominaciones digitales del “macho Alfa” quien tras haber naufragado en el Madrid de Ayuso dejó dicho que era ella, Yolanda, la llamada a sucederle en el “trono” republicano. Entremos en detalles, los masajes mediáticos son avivados desde los medios públicos al dictado de alguna sociedad de radiodifusión que desde tempranas horas del día recita el argumentario que los palmeros del gobierno, bien colocados en las tertulias, reproducen con insistencia para salvar el proyecto político que pretende dar valor y fuerza a la izquierda más asilvestrada que puede mantener al PSOE como rehén de sus políticas, ante el “nadismo” del presidente Sánchez. Es curioso, el llamado cuarto poder en lugar de controlar al gobierno se dedica a despellejar a la oposición, nunca antes, que ya es decir, hubo en democracia una prensa más sectaria y manipuladora que la que tenemos hoy en día. Que Yolanda sea ministra de trabajo y España líder del paro en Europa con un 60% de jóvenes en sus casas, más bien la de sus padres, no parece merecer crítica alguna en esos medios. En los masajes demoscópicos el oro se lo lleva Tezanos y su CIS, que no se cansa de valorarla con matrícula de honor. Yolanda solo tiene que surfear en las encuestas amables que le dedican para parecer esa “progre-pija” que le mola a la izquierda, si bien es cierto que los “escraches” que ya sufre por parte de sus votantes empiezan a destapar la verdad. Las poses de Yolanda ya no convencen a los que pretendían asaltar el cielo y empiezan a pasarle factura a la vicepresidenta. Los masajes sindicales no pueden extrañarnos a nadie, con su carnet del partido comunista y su pasado como activista sindical, Yolanda es un chollo en el gobierno para los sindicatos y por lo tanto la utilizan como ariete contra las políticas socialistas que, a veces, nos les gustan. No sé yo si la nominación que el “macho Alfa” Iglesias le ha hecho un favor porque las mujeres de Podemos no parecen aceptar de buen grado a la candidata impuesta por Pablo Iglesias. Así las cosas, Yolanda sabe que no tiene partido que la arrope y por eso quiere imponer su imagen trabajada a conciencia para crear un nuevo “espacio político” a la izquierda del PSOE. Tan es así que su ego desmedido la llevó a amenazar a Podemos con abandonar si no aceptan y apoyan su propuesta. Tranquilos los “yolandistas”, es un farol de primero de trileros. Yolanda no se vio en otra igual en su vida, jamás pudo imaginar ser vicepresidenta del gobierno de España ni tan siquiera en sus sueños más dulces. Sin embargo, lo más llamativo es el apoyo que recibe de Pedro Sánchez y lo es porque esa fuerza que Yolanda pretende crear a la izquierda del PSOE es la soga que podría condenar a los socialistas a convivir con su adversario natural. Mientras a la izquierda del PSOE haya un partido que le robe votos por la “siniestra”, los socialistas no optarán a mayorías que les permitan gobernar en solitario. Miren lo que les pasó en Andalucía, Galicia o Madrid y todo bajo la batuta de Sánchez.

Yolanda está crecida