La ronda de Nelle pierde sus viaductos debido al descenso de su tráfico en un 33%

La ronda de Nelle, actualmente | patricia g. fraga
|

El anuncio de esta semana de la alcaldesa, Inés Rey, de que ha decidido cegar el viaducto de la avenida de Arteixo que pasa por debajo de la ronda de Nelle debido a problemas estructurales en las paredes del túnel sirve para poner de relieve los importantes cambios en la movilidad que ha experimentado A Coruña en los últimos años. La ronda de Nelle perderá su segundo viaducto después del de la avenida de Finisterre, algo posible gracias a la Tercera Ronda que redujo su tráfico en caso un 33% en cinco años, según la Concejalía de Movilidad.


Cuando la AC-14, más conocida como la Tercera Ronda, se abrió al tráfico el 14 de marzo de 2015, el entonces concejal de Urbanismo, Martín Fernández Prado, calculó que la recorrerían a diario 50.000 vehículos. Nunca llegó a esa cifra, pero tuvo como efecto inmediato el desplome del tráfico en la ronda de Nelle: en 2014 la Intensidad Media Diaria (IMD) era de 21.582 vehículos, pero a partir de entonces, cayó más y más cada año, hasta llegar a los 14.453 en 2019. Un descenso similar se ha registrado en la ronda de Outeiro en los últimos años, pasando de 27.312 vehículos diarios en 2014 a 21.452 en 2019. En cambio, la avenida de Arteixo se ha mantenido estable en torno a los 18.000, pero la mayor parte se registra antes de llegar a la ronda de Outeiro.


Proyecto demorado

Fue ese cambio en la ronda de Nelle lo que permitió eliminar ese polémico viaducto en febrero de 2020. Un proyecto que ya se había planteado anteriormente, pero que fue redactado durante el mandato de la Marea Atlántica pero, aunque el proyecto estaba listo, no se pudo ejecutar durante el mandato de Xulio Ferreiro. Fue Inés Rey la que dio el último paso para destruir una infraestructura que se había levantado en 1978, para disgusto de los vecinos.


El Gobierno invirtió 893.000 euros en reurbanizar el cruce de la ronda de Nelle y la de Finisterre. Queda por ver cómo será el proyecto en el cruce con la avenida de Arteixo, que la alcaldesa describió como un “bulevar verde”, que contará con carril bici y que conectará los barrios de Os Mallos y de la Sagrada Familia peatonalmente.

La ronda de Nelle pierde sus viaductos debido al descenso de su tráfico en un 33%