Esto es lo que hay, compañeros

|

Costó, pero finalmente y contra la patronal, el Banco de España, el PP y sus cómplices conocidos, el salario sube ¡cincuenta céntimos al día!, en una batalla que avergüenza al personal.


Aquí nos recuerdan que el abusivo precio de la luz ha puesto en la pobreza energética alrededor de trescientos mil gallegos. Y por si esto fuera poco te enteras que nuestro ayuntamiento rebajó la partida de protección social.


Tenemos de nuevo a los sanitarios cabreados y a los pacientes impacientes hasta que se llegue a la normalidad. En los centros de salud una protesta de los profesionales, hartos de aguantar una situación límite que repercute no solo en su trabajo profesional y en su salud sino también en su trabajo, denuncian la mala gestión de los directivos del Sergas en la planificación también en su tarea profesional. Se sienten abandonados en una palabra.


Crece la extrema derecha y ya no se distingue entre PP y Vox, con los populares metidos de lleno en un problema d liderazgo que tiene en las cuerdas a Casado.


La convención de Valencia no contará con Aznar y Rajoy, mientras Ayuso se lo piensa y Esperanza Aguirre la “jalea” como la nueva Agustina de Aragón. Es todavía una incógnita el papel de “o noso presidente”. ¿Seguirá de perfil? ¿Aprovechará la crisis para ganar puntos en un posible recambio?


Cuentan los que le rodean que se aburre y dicen los que saben sigue con la misma marcha. En el caso de Ourense, por ejemplo, hay que mantener a Jácome pues de otra forma peligra la Diputación….


Pero ¡arriba esos ánimos! Que en Europa nos tienen como ejemplo situándonos de líderes en la recuperación gracias a los fondos Next Generatión y a la evolución favorable en la lucha contra el maldito virus. Todos satisfechos salvo el PP que ya se acercó a Europa para decirle que vigilen el dinero que nos manden ¡ellos que miraban para otro lado cuando los sobresueldos, las mordidas, las trampas en las cuentas, etc., que aún les tiene ante los juzgados.


Por cierto el presidente del Supremo en el ya veterano curso de la “Escuela de Verano del Poder Judicial” pidió que acatáramos las decisiones judiciales. Conviene recordar aquí que es muy común no aceptar una decisión judicial y por tanto recurrir la sentencia. ¿O ahora ya no queda ni eso. Jo que porvenir viendo lo de este presente.

Esto es lo que hay, compañeros