Pedralonga pone la primera piedra de su pasarela tras una espera de más de doce años

El acto de inauguración de las obras de la pasarela tuvo lugar en los terrenos de la Fábrica de Armas | pedro puig
|

Después de más de doce años esperando a que ocurriera, por fin los vecinos de Pedralonga, Eirís y Palavea pudieron contemplar el inicio de las obras de la pasarela que unirá ambos lados de la avenida de Alfonso Molina. En realidad, la excavadora se limitó a arañar de forma simbólica la tierra, puesto que se trataba tan solo de una presentación, pero los trabajos ya están en marcha y el delegado del Gobierno, José Miñones, espera que estén listos antes de que finalice 2023, acortando el plazo oficial de 26 meses.


En el acto, al que acudió, además del propio Miñonez, la subdelegada del Gobierno, María Rivas, y la alcaldesa, Inés Rey, contó con la presencia de los representantes de los barrios afectados por esta obra. Se trata de una actuación que anticipa la de Alfonso Molina, que permitirá separar el tráfico peatonal y el rodado para que no haya más transeúntes caminando por el arcén.


Jugarse la vida

La alcaldesa, Inés Rey, recordó ayer cuánto tiempo se había tenido que esperar los vecinos para poder contar con un itinerario seguro: “Hai que dicilo así de crú: algúns se xogaban literalmente a vida para atravesar as dúas beiras de Alfonso Molina. Esa débeda se satisface hoxe con esta obra, un compromiso cumprido”. Como señaló Rey y después Miñones, el Gobierno ha designado esta obra como la primera que se realiza en Galicia con los fondos de Next Generation de recuperación y resiliencia.


Queda por saber cuándo se realizaran las obras de ampliación y humanización de Alfonso Molina. “Podemos decir que hoxe comezan as obras de remodelación”, apuntó Miñones, Dado que se prevé la urbanización del entorno en ambos lados de la pasarela. El presupuesto global de Alfonso Molina es de 24 millones de euros y el proyecto se encuentra en la fase final de la aprobación ambiental, aunque todavía será necesario licitarlas e incluirlas en los presupuestos, lo que significa que habrá que esperar unos cuantos años más para verlas convertida en realidad.


“Buscamos que veña dentro do plan de recuperación e que permita ganar espacio ao vehículo privado. Polo tanto, é unha obra de humanización ”, advirtió el delegado del Gobierno. A lo largo de los próximos años, se espera que el Mitma (Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana) invierta 460 millones en la ciudad.

Pedralonga pone la primera piedra de su pasarela tras una espera de más de doce años