El Barça empieza a provocar lástima

Koeman no quiere ni ver el panorama | efe
|

Incluso los antibarcelonistas más recalcitrantes le empiezan a tener lástima al club. Entre la pérdida de Messi, la bancarrota que acecha, la vergüenza deportiva –porque lo del último partido, pese al resultado, es de taparse los ojos para no verlo– y los humos que se gasta Koeman –probablemente, con motivo– la cosa está como para que vayan a ver a alguien que les quite el mal de ojo. Lo de la situación de reconstrucción en la que los jóvenes pueden tener oportunidades para convertirse en los próximos Xavi o Iniesta está fenomenal, pero mientras eso pasa como se descuiden acaban peleando por la permanencia.

El Barça empieza a provocar lástima