Detenido en Madrid el presunto asesino de la mujer que fue apuñalada en su piso de O Birloque

La puerta del domicilio fue precintada por la Policía Nacional tras el crimen | patricia g. fraga
|

La Policía Nacional detuvo en Madrid al sospechoso del asesinato de una mujer que fue apuñalada en su piso de O Birloque. Las autoridades llevaban desde las dos de la madrugada de ayer –cuando el hijo de la víctima descubrió el cadáver– tratando de localizar al sujeto, de 48 años, de iniciales J.R.G.G,, pareja de la asesinada y con antecedentes por violencia de género a otras parejas anteriores. Desde entonces llevaba huido del piso en el que supuestamente mató a su pareja, una panadera de 52 años de iniciales M.M.P. El suceso tuvo lugar entre la una y las dos de la madrugada, en el domicilio de la víctima en el número cinco de la calle de Juan Darriba número 5, donde el sospechoso residía desde hacía un mes. Allí la apuñaló varias veces en el transcurso de una discusión y se dio a la fuga posteriormente.

Fue su hijo, que regresaba de su trabajo en el sector de la hostelería, el que descubrió el cadáver con varias heridas tanto en la espalda como de frente, y alertó a las autoridades. “Se oyeron gritos de la vecina cuando se lo dijo”, explicó el vecino del bloque de al lado cuyo piso, como es un quinto, lindaba con el de la víctima, por lo que podía escuchar lo que pasaba a pesar de pertenecer a edificios distintos. El martes, este mismo testigo había escuchado una fuerte discusión entre ambos a las nueve y media de la noche. “Pensé que eran cosas de pareja. Cuando me fui a dormir, aún estaban discutiendo”, recuerda.

No se ha precisado cuándo tuvo lugar la agresión fatal, pero se estima que pudo ser alrededor de la una de la madrugada. Fue a las dos, exactamente, cuando el hijo la descubrió, y una vecina había sacado el perro a pasear a las doce y media de la noche y todo le pareció tranquilo. “Estuve hasta la una delante de la casa, y no escuché ningún ruido. Además, suele mirar al edificio, hacia arriba, y no vi ninguna señal de que algo estaba pasando”, explica la mujer, conmocionada por lo ocurrido como todo el vecindario.

La mayor parte de los vecinos no oyeron ruidos de lucha, o alguna discusión en la noche de los hechos. La mayoría descubrieron lo ocurrido al día siguiente, de labios de alguna otra vecina. La mayoría ni siquiera sabía que la panadera estaba manteniendo una relación, aunque otros se habían cruzado con el sospechoso en el ascensor, o en el pasillo, lo que ocurría en la intimidad del domicilio no era de dominio público.

El crimen conmocionó al barrio de O Birloque, donde la mujer es muy conocida, dado que lleva años regentando la panadería que antes atendió su padre. Hubo alguna vecina, incapaz de creerse lo ocurrido, acudió por la mañana al lugar de los hechos para cerciorarse de que realmente el crimen había tenido lugar “: No podía creer que había muerto Mónica –comentaba una señora, al borde de las lágrimas, y que conocía a la víctima porque se veían a menudo en la piscina y en una cafetería del barrio–. Creí que solo la habían apuñalado. Es una desgracia, era una buena persona”. ”Era de aquí de toda la vida, como sus padres, y toda su familia. Gente muy trabajadora”, comentaba otra amiga.



Busca y captura


Mientras tanto, ya desde primeras horas de la mañana, se había desatado la caza del hombre. La subdelegada del Gobierno, María Rivas, confirmó que se habían reforzado los controles para localizar al sospechoso y fotos suyas con su descripción (un hombre calvo, de barba gris con un tatuaje en el brazo) ya estaban en manos de todos los cuerpos policiales.

Por otro lado, la subdelegada considera que existen pocas dudas de que se trata de un caso de violencia de género. No solo por la discusión del martes, que las investigaciones consideran que retomaron en la noche del crimen, sino porque el sujeto tiene antecedentes: dos de sus exparejas le denunciaron por delitos de violencia machista, aunque ninguno tan grave como el que supuestamente protagonizó en la madrugada de ayer en el barrio de O Birloque.

Aunque la víctima es muy conocida, no ocurre lo mismo con su pareja, y la mayor parte de los vecinos interrogados aseguran que no era del barrio. Lo habían visto últimamente tomando el aire en la plaza que se abre frente al domicilio de la víctima, la misma que acoge el negocio familiar. Sin embargo, las informaciones policiales apuntan a que la víctima y su supuesto asesino se conocían desde hacía años, de su juventud. El sospechoso, aunque de origen coruñés, había pasado muchos años en Tenerife y solo recientemente habían vuelto a mantener el contacto por redes sociales. La relación había fructificado y hacía un mes que convivían los dos con el hijo de ella.


Concentraciu00f3n violencia machista



El primer caso en tres años


A última hora de la tarde, los vecinos se concentraron y dispusieron un altar frente a la panadería. De confirmarse que se trata de violencia machista, sería el primer homicidio de este tipo que se registra en A Coruña desde julio de 2018, cuando un camarero degolló a su mujer en su domicilio de la calle de la Estrella. En noviembre del año pasado, la sección segunda de la Audiencia Provincial le condenó a veinte años de cárcel, como autor de un delito de homicidio con agravantes de parentesco y de género..

Las muestras de rechazo a este crimen por parte de diversos cargos políticos no se hicieron esperar. Una de las primeras en hacerlo ha sido la alcaldesa, Inés Rey, que convocó una concentración silenciosa de cinco minutos en señal de “repulsa y duelo” a las 13:30 horas en la plaza de María Pita. En el acto participaron el presidente del Parlamento de Galicia, Miguel Santalices; el presidente de la Real Academia Galega, Víctor Fernández Freixanes; el presidente del PP provincial de A Coruña, Diego Calvo; y la secretaria general de Igualdad, Susana López Abella. 

Detenido en Madrid el presunto asesino de la mujer que fue apuñalada en su piso de O Birloque