España se despide de Tokio manteniendo su estatus en el 'Top 15' del medallero

|

El Equipo Paralímpico Español cerró este domingo su participación en los Juegos de Tokio con un positivo balance de 36 medallas, nueve oros, 15 platas y 12 bronces, lo que le ha permitido mantenerse en el 'Top 15' del medallero.


Pese a vivir un ciclo muy complicado por las restricciones provocadas por la pandemia que provocaron un parón en los entrenamientos y un alargamiento del ciclo un año más, con ausencia de competiciones en muchos deportes, el deporte paralímpico español volvió a brillar en la capital japonesa.


España superó las 31 preseas que se lograron hace cinco años en Río de Janeiro, igualando además el número de medallas de oro, pero con un campeón paralímpico más ya que el nadador Israel Oliver dobló en 2016.


De los que repetían en Tokio, sólo los atletas Kim López, en peso, y Gerard Descarrega, en 400 m y junto a Guillermo Rojo, y la nadadora Michelle Alonso pudieron defender sus títulos, mientras que Alfonso Cabello logró el segundo de su carrera tras el de Londres 2012.


Además, del resto de metales dorados, sólo la triatleta Susana Rodríguez sabía lo que era vivir unos Juegos. Sergio Garrote (ciclismo), Marta Fernández (natación), Adiaratou Iglesias (atletismo) y Yassine Ouhdadi El Ataby (atletismo) lograron coronarse en su debut paralímpico.


De este grupo, sobresale el nombre de la nadadora burgalesa, la más laureada de la expedición con tres medallas, una de cada color (oro 50 braza SB3, plata 50 mariposa S5 y bronce 50 libre S4). Cabello, oro en el kilómetro y bronce en el equipo de velocidad, Garrote, oro en la crono de bicis de mano y bronce en la prueba en línea, Nuria Marqués, plata en los 100 espalda y bronce en los 200 estilos, Sarai Gascón, plata en los 100 libre y bronce en los 100 mariposa, y Toni Ponce, plata en los 200 libre y en los 100 braza, e Iglesias, oro en los 100 metros y plata en los 400, fueron capaces de subir más de una vez al podio.


También merece especial mención la veterana nadadora aragonesa Teresa Perales, que pese a llegar lesionada en un hombro y no haber podido completar una preparación adecuada en los tres últimos meses, ganó su vigesimoséptima medalla paralímpica con la plata en los 50 espalda S5.


De este modo, España concluyó en la decimoquinta posición del medallero, en la 13 contando el total de medallas y novena de Europa, cuatro más atrás que en Río de Janeiro cuando fue undécima. La vuelta de los deportistas rusos, la notable mejoría de Francia y la eclosión de Azerbaiyán, que se colgó 14 oros, fueron algunas de las causas.


Una vez más, como sucediese ya desde los Juegos de Atenas de 2004, la gran dominadora del medallero ha sido China, que se adjudicó un total de 207 metales, 96 dorados. Por detrás, lejos, Gran Bretaña se consagró como gran potencia paralímpica con 124, y Estados Unidos, con 104, menos que los rusos (118), pero con un oro más (37).


España se despide de Tokio manteniendo su estatus en el 'Top 15' del medallero