El optimismo marca la despedida de los últimos placeros de Santa Lucía

El mercado abrió sus puertas este martes por última vez | Pedro Puig
|

Último día de apertura del Mercado de Santa Lucía antes de su acondicionamiento integral, que incluirá la construcción de un centro de salud en virtud del convenio suscrito entre la Xunta y el Ayuntamiento de A Coruña. Día, por tanto, de despedida para los dos puestos que todavía permanecían en sus instalaciones, una frutería y una carnicería que deberán trasladarse para seguir atendiendo a sus clientes mientras duren las obras que, de acuerdo con las previsiones de las administraciones municipal y autonómica, no comenzarán antes de la segunda mitad de 2022.

En abril, María Pita envió a los placeros una notificación anunciándoles que debían abandonarlos puestos en cinco días pero, tras protestas por la precipitación de la medida, les concedieron una prórroga “de dos o tres meses” que ahora se ha agotado y a la que ninguno de los afectados se opone pues hace tiempo que tienen asumido que deben dejar Santa Lucía. Hace seis años que acabó la concesión del mercado, y desde entonces se encuentran en situación irregular, como reconocen ellos mismos.

En el caso del puesto de frutas y verduras, después de décadas en ese mismo espacio, la encargada se trasladará a otro establecimiento que los mismos dueños tienen en otra zona de A Coruña.

En cuanto a la carnicería, se mudarán a un local cercado donde reabrir el negocio y podrán atender a los clientes de siempre del barrio, así que sus responsables también lo afrontan como algo natural, e incluso necesario para adecuar de una vez por todas las instalaciones, totalmente desatendidas durante años por la antigua concesionaria del Mercado de Santa Lucía. Con todo, recuerdan con añoranza os primeros años, en que eran varios los puestos de cada sector, e incluso los espacios exteriores estaban ocupados al 100%..

Los vecinos de la zona encara con entusiasmo esta nueva etapa y solo esperan que no se den ás demoras para adecuar el inmueble de Santa Lucía. Hace solo unos meses, recibieron con optimismo la aprobación en junta de gobierno de la firma del convenio con la Xunta donde se establece cómo se cede el 58% de la superficie del mercado al Servizo Galego de Saúde para que construya el centro de salud, que duplicará al actual de Federico Tapia.

La infraestructura, que costará cerca de 6,7 millones, será el nuevo epicentro del barrio.


El optimismo marca la despedida de los últimos placeros de Santa Lucía