Vecinos de Arteixo y Gobierno local recuperarán una senda con 38 molinos en Sisalde

La senda cuenta con cascadas como la de A Groba
|

El Ayuntamiento de Arteixo, junto a las asociaciones vecinales de Larín, Barrañán, Armentón, Monteagudo y Chamín-Sorrizo, lleva semanas trabajando para conseguir las autorizaciones de los propietarios de 190 fincas en los márgenes del Rego da Ibia, en Sisalde, con la intención de adecentar el camino y promocionarlo entre la población.


La intención es que el Ayuntamiento pueda realizar tareas de desbroce y acondicionamiento en una senda de siete kilómetros de largo bordeada por 38 antiguos molinos. La mayoría de los propietarios han firmado los permisos, que posibilitan que en los cinco metros de ancho necesarios –desde el margen del río–, el Ejecutivo local pueda limpiar la zona para habilitar un camino.


Según el Ayuntamiento, “la memoria realizada por el ingeniero agrónomo José Manuel Pérez señala que el trazado de esta senda discurrirá en los alrededores del curso del río, por las parroquias de Barrañán, Chamín, Armentón, Monteagudo y Larín”. En los alrededores del cauce, apuntan, se han localizado a día de hoy 38 molinos los cuales tienen “una enorme relevancia” en la historia de Arteixo y actualmente, dicen, “no están aprovechados debido al estado que presentan, cubiertos de vegetación y maleza”.


Los desbroces empezarán por la cascada de A Groba y terminarán en la carretera DP-0514, según la memoria del proyecto. La mayor parte de la limpieza se hará de forma manual, sin utilizar maquinaria pesada, y se retirarán árboles caídos sobre el cauce, que presenten un riesgo inminente o que dificulten el paso del agua.


Además, se eliminarán las zarzas, matorrales y otros elementos del interior de los molinos, con el fin de que puedan ser vistos por los usuarios. Desde Arteixo buscan que esta senda sea un atractivo turístico más a sumar a la oferta del municipio y atraer visitantes al lugar.

Vecinos de Arteixo y Gobierno local recuperarán una senda con 38 molinos en Sisalde