A la playa cargado de botellines

|

El trabajo de los vendedores ambulantes que aparecen en las playas cual salvadores con su nevera llena de bebidas frías no tiene nada de cómodo. Recorrerse los arenales bajo el sol cargando con la mercancía es algo que no todo el mundo sería capaz de hacer. Pero no hay mucha más opción; dentro de la legalidad. Los hay que lo intentan al margen de las normas, como el conductor de un todoterreno cargado con doscientos botellines de cerveza que intentó acceder a la playa de Lepe por una pasarela peatonal. La multa, de hasta 3.000 euros, no compensa. FOTO: El vehículo, hasta los topes de cervezas | ep

A la playa cargado de botellines