El Puerto espera que la recuperación de la movilidad reactive sus cuentas

Operaciones de carga y descarga en el puerto interior | patricia g. fraga
|

La situación económica del Puerto lleva suscitando preocupación desde hace tiempo. No solo por la deuda que arrastra por la construcción de Punta Langosteira, sino por la disminución en el tráfico de graneles que se lleva registrando desde hace tiempo y que ha entrado en un punto muertoe ste año. El presidente de la Autoridad Portuaria, Martín Fernández Prado, señaló que “nosotros estamos muy vinculados a la actividad de los hidrocarburos, muy vinculados con la movilidad”.

Tras el cierre la central térmica de Meirama, el puerto se ha vuelto aún más dependiente de la refinería de Repsol. Eso significa que el consumo de combustible, ya sea por aviones o por turismos, afecta directamente a las cifras de graneles del puerto herculino. Prado reconoció que se han reactivado algunos sectores productivos lo que, en principio, debería haber beneficiado el trasiego de mercancías en los muelles coruñeses pero, en su opinión, “el tema de la movilidad se está resistiendo mucho”.

Reconoció que el primer semestre de este año “no ha sido especialmente bueno”, sobre todo si se compara con la buena época de la movilidad y fía la evolución positiva para el resto del año a un retroceso de la pandemia. “Esperemos que se confirme la recuperación por los efectos de la vacunación, y que haya mayor actividad económica y movilidad”, especuló.


Estancamiento


Eso no significa que las cifras de tráfico de graneles se hayan bajado, sino que se han estancado. El problema es que se han estancado con respecto a 2020, que fue un año pésimo por culpa de la pandemia. Es decir, que en lo que va de año el puerto herculino no muestra signos de recuperación. Así se desprende de las cifras de Puertos del Estado: en las que el acumulado desde enero a junio de este año es de 5.187.816 toneladas, apenas un 0,32% más que en el mismo período del año anterior.

A nivel global, el tráfico de los puertos españoles creció un 4,53% de enero a junio aunque algunas ciudades se portaron mejor que otras, y hay muchas que tuvieron un crecimiento negativo como Bilbao, Cádiz o Algeciras o, el más cercano, Ferrol, donde el tráfico portuario cayó -4,26%. Pro el contrario, Vigo creció un 1,5,82% y Vilagarcía despegó con un 32,37% con lo que encabeza la recuperación en Galicia. 

El Puerto espera que la recuperación de la movilidad reactive sus cuentas