Un accidente en el giro prohibido de San Andrés a la calle Alta se salda con dos heridos de gravedad

El coche implicado en el accidente, en el momento de ser retirado por una grúa/Javier Alborés
|

La calle de San Andrés fue a las doce de la mañana de ayer el escenario de un grave siniestro de tráfico en el que dos personas resultaron heridas de consideración. El suceso tuvo lugar a la altura del cruce con la calle Alta, y la causa fue que un conductor que circulaba en dirección al centro quiso virar a la izquierda (un giro ahora prohibido) y se llevó por delante a un motociclista que a su vez alcanzó a una peatona.

“Yo la vi volar”, comentaba una de las empleadas de la tienda frene a la que ocurrió todo. La moto honda había quedado destrozada, así como el Mercedes blanco, cortando la circulación inmediatamente, tanto en la propia San Andrés como en la calle Alta, en cuyo cruce estaban inmovilizados. Al lugar de los hechos acudieron efectivos de la Policía Local, así como ambulancias del 061 y de Cruz Roja, para atender a los heridos que yacían en el suelo.


El cambio en la calle Sol también ha venido acompañado por la polémica y las quejas vecinales


“Los dos estaban en el suelo, pero conscientes”, comentaba una de los testigos. La Policía Local identificó al motorista como J.V.P. y a la peatona, A.N.N., ambos de 38 años, que permanecieron tumbados en el asfalto hasta que los sanitarios les atendieron e inmovilizaron. Al motorista le pusieron el gotero antes de subirlo a la ambulancia de Cruz Roja, que lo llevó al Chuac, mientras que la mujer fue trasladada al mismo centro por el 061.



Contra los bolardos


El conductor del Mercedes que causó el accidente reconoció su culpabilidad. “En cuanto se puso en semáforo en verde, la conducción inconsciente... Giro a la izquierda, y me encuentro con el chavalito de la moto, y de rebote, la chica, una viandante fue alcanzada contra los bolardos, y le dio un ataque de ansiedad”. El responsable explica que fue nada más arrancar. “Ni siquiera había tomado velocidad, giro y me viene la moto y ¡Pam!””, insistía mientras esperaba a que la grúa retirara su vehículo.


El viraje lleva prohibido desde el 28 de enero, pero a pesar de ello, los conductores lo realizan a menudo

Los testigos comentaban la peligrosidad del cruce: hace semanas que se prohibió el giro a la izquierda hacia la calle Alta, pero muchos conductores no se han acostumbrado y persisten en esta maniobra, sin reparar en que la señalización. La política de peatonalización ha afectado obviamente a la movilidad, sobre todo en San Andrés, donde se eliminó el giro a la izquierda en la calle Alta el 28 de enero. La Concejalía de Movilidad había argumentado que era un giro peligroso, además de ralentizar la circulación por San Andrés. De esta manera, el giro más próximo a la izquierda queda varias manzanas más adelante, en la calle Sol. Sin embargo, seis meses después, los conductores siguen realizando ese giro prohibido, por lo que la Policía Local ha tenido que llevar a cabo varios controles



Autobuses


También el giro en la calle Sol ha causado polémica. Los residentes se quejan de que el viraje es muy estrecho para los autobuses municipales, cuyo morro invade la acera. En ocasiones, se ven obligados a detenerse y a maniobra.


La asociación de vecinos ya se quejó por ese motivo pero, al igual que en el caso de rúa Alta, Movilidad está convencido de que ha sido una mejora. Por lo menos, en la calle Sol no se han registrado accidentes todavía. 

Un accidente en el giro prohibido de San Andrés a la calle Alta se salda con dos heridos de gravedad