De los aros olímpicos

|

Cuando el barón de Coubertín puso en marcha las olimpiadas modernas pretendía acercar el deporte –la práctica del deporte– a los ciudadanos normales. Aficionados a correr, saltar, nadar, etc. Era un iluso. Duró poco su idea y llego hasta nosotros una disputa de profesionales bien pagados por un lado y, por otro, uniendo variopintos juegos que luego se convirtieron en espectáculo. Y además convirtió unos juegos en una guerra entre países .Recordemos la olimpiada de Berlín con Hitler destacado espectador por citar el ejemplo más conocido En plena guerra fría los dos bloques usaron el balón, afortunadamente, y nos las bayonetas. Conviene recordar que en 1.905 la FIFA propuso celebrar este deporte, dentro de los juegos, solo con jugadores no profesionales.

Ni un solo reproche a quienes se esfuerzan para arrimar triunfos a su bandera y dedican tiempo de su ocio y un largo y meritorio ejemplo físico. Nos contaba este periódico (en 1920) que el triunfo de España, subcampeona en los referidos juegos olímpicos fue un impulso para todo el fútbol español

Aquí tenemos una olimpíada ¿? por el oro, que van a repartir desde Moncloa, y ya hay más lucha que en el boxeo y más ruido que en cualquier finalísima. Y para acabar con los deportistas en calzón corto, recordemos que entre 1925 y 1937 se celebraron en muchos lugares de la península “las olimpiadas obreras”, un claro desplante a las políticas del momento. Así que punto y aparte. El fútbol ya era además de un ocio un potente negocio

Pongámonos de largo para asuntos más importantes. El “match” entre el gobierno gallego y el central es cuanto menos, surrealista., Galicia –por falta de interés de su presidente o para no tener más faena– sigue sin reclamar las competencias quje le otorga la Constitución como comunidad histórica. Metido en danza para llevar a Casado hasta Moncloa (eso dijo) le aburren los problemas locales de los que encargan sus fieles y los acólitos que le rinden pleitesía .¿Que hay pocas vacunas? Culpa a Madrid ¿No hay médicos suficientes? Que convoquen plazas (¿pero no está transferida la Sanidad?) ¿Exige una rebaja a las autopistas del Estado y no habla de reducir las tarifas en las autopistas autonómicas. Y si todo es sí que depende de Madrid, bien le va reservándose los nombramientos entre colegas y familiares. Aquí los aros no son olímpicos, son del tamaño preciso para que los gallegos pasemos por el aro.

De los aros olímpicos