Los placeros de Santa Lucía podrán permanecer hasta agosto del año próximo en sus puestos

Apenas quedan cuatro puestos abiertos en el viejo mercado | patricia g. fraga
|

El mercado de Santa Lucía, en el corazón de A Falperra, languidecerá durante más de un año a la espera de que se materialicen las obras de reforma prometidas, que se calcula podrían costar 6,7 millones de euros, aunque la cifra es provisional. Eso significa que por el momento, los pocos placeros que resisten en el inmueble (apenas cuatro en situación irregular) podrían seguir trabajando hasta agosto de 2022 según fuentes municipales, aunque algunos ya tienen pensando cerrar de todos modos pero otros quieren regresar.

La Junta de Gobierno del Ayuntamiento aprobó ayer la firma del convenio con la Xunta donde se establece cómo se cede el 58% de la superficie al Sergas para que se ponga el centro de salud (que duplicará al de Federico Tapia). En cambio, el mercado verá reducido su tamaño, hasta convertirse en algo parecido al que existe en Ramón Cabanillas.

De momento, lo que está cerrado es el anteproyecto. El siguiente paso es, una vez firmado el convenio, encargar el proyecto y después, licitar la obra. Los trámites de la administración pública siempre son farragosos, y el mercado de Santa Eulalia no es una excepción, así que este año lo más probable es que solo se encargue el proyecto. En 2022 se iniciaría la licitación, dejando en el aire la fecha exacta en que las palas comenzarán a trabajar.


Ladillo organiza la info


Desde luego, la alcaldesa, Inés Rey, no quiso aventurarse a dar ninguna fecha durante su comparecencia de ayer, en la que dio cuenta de los asuntos aprobados en la Junta de Gobierno. En cuanto a los placeros, la regidora tampoco fijó ningún plazo para su regreso y se limitó señalar que “cando exista unha nova dotación de mercado coas correspondentes normativas se regulará a situación de quen quera optar a un posto”.

El Sergas asumirá el coste de la construcción del centro de salud, de 1.323 metros cuadrados. Sanidade abonará en tres anualidades el coste total de la obra, comenzando con el primer pago tras la redacción del proyecto, que será el que marque el presupuesto definitivo de la obra, que podría superar esos 6,7 millones de euros. Además, el convenio determina que el Sergas costeará el 58% de los gastos de mantenimiento del edificio, que es el porcentaje que ocupará tras cedérselo el Ayuntamiento por un período de 30 años prorrogable por otros 30. 

Los placeros de Santa Lucía podrán permanecer hasta agosto del año próximo en sus puestos