La afluencia de los locales de ocio nocturno en A Coruña cayó un 50%

La entrada de la discoteca Moom, en el Paseo Marítimo | patricia g. fraga
|

El sector del ocio nocturno lleva abierto menos de un mes pero no logra despegar como se esperaba. La limitación de aforos, el aumento de casos activos en esta quinta ola y el miedo que se ha instaurado en los propietarios han provocado que el número de locales que han recobrado su actividad sea mínimo. Ahora, tras la medida impuesta la pasada semana por la Xunta, a raíz de la que es necesario presentar una prueba negativa de PCR o antígenos para poder acceder al interior de los establecimientos, la afluencia ha caído en torno a un 50%, tal y como asegura el presidente de Galicia de Noite y gerente de Pelícano y otras salas coruñesas, Luis Diz.

“Tanto el viernes como el sábado ha habido un 50% de afluencia en los locales que están abiertos. Esperamos que fluya más la cosa en los próximos días”, dice el empresario.

La principal razón de este descenso es, según Diz, un fallo con el sistema de pruebas covid en la población. “Hubo muchas dificultades en los primeros días porque las pruebas no llegaban a la gente. No funcionó bien el tema de las pruebas de saliva y los clientes nos decían que en las farmacias no tenían test de antígenos suficientes”, añade.



Buses covid


El sábado, cuando la Xunta “reaccionó” y se montó una operativa con buses covid en las siete principales ciudades gallegas para realizar los test, “todo fue más fácil”, pero ni siquiera esta acción logró que la gente mantuviese sus ganas de salir de los anteriores fines de semana.

Mientras la situación no se estabilice, el empresario coruñés insiste en que reabrir los negocios es algo que muchos no se plantean. “En una semana te pueden mandar cerrar y todo lo invertido en esos días no serviría para nada”, concluye.

La afluencia de los locales de ocio nocturno en A Coruña cayó un 50%