Una medida que puede provocar un doble efecto

Protesta de hosteleros | aec
|

Galicia ha sido la primera comunidad en pedir a los usuarios de la hostelería en aquellos municipios en situación de alta propagación del virus, que presenten un certificado de vacunación o de una prueba PCR negativa. Esta iniciativa a puesto en pie de guerra al sector, que considera que un camarero, por ejemplo, no tiene ningún tipo de autoridad para pedir ese certificado. Y es posible que así sea, pero también es verdad que ese mismo camarero le puede negar una cerveza a un menor o el acceso al local a una persona ebria. De cualquier modo, esta medida, que se está aplicando ya en Francia o Alemania, por ejemplo, está mostrando que tiene un efecto secundario muy beneficioso. Y es que resulta que los grupos de menores de edad, muy reticentes a vacunarse, están solicitando la cita para conseguir esa inmunización que, de paso, les permite acceder a los establecimientos de hostelería. Teniendo en cuenta el incremento de personas que no acuden a vacunarse según baja la edad de los candidatos, a lo mejor la medida no es tan mala.

Una medida que puede provocar un doble efecto