Inés Rey busca adquirir Calvo Sotelo y Batería para controlar el futuro urbanístico del puerto

El público ya paseaba ayer por Batería y Calvo Sotelo | quintana
|

Que el Ayuntamiento esté dispuesto a comprar los muelles de Batería y Calvo Sotelo no significa que haya renunciado a la condonación de la deuda del Puerto (300 millones de euros). Solo es una forma de garantizar que los muelles sean públicos y de que sea María Pita, y no San Caetano, quien decida el futuro de los muelles.

La alcaldesa, Inés Rey, lo aclaró ayer durante una comparecencia pública en el palacio municipal. Conviene recordar que el Ayuntamiento presentó a la comisión técnica del Puerto la propuesta de que el Gobierno local participaría en la adquisición de los terrenos de la zona 1 (Batería y Calvo Sotelo) en un 75% de su valor de tasación a través de aportaciones periódicas anuales en el periodo entre 2021 y 2035, mientras el resto de administraciones participantes adquiriría el 25% restante.

A nadie se le escapa que la propuesta municipal es muy parecida a la que formuló la Xunta hace unos meses, donde ofreció comprar el 51% de los muelles. En ambos casos, se trataría de “blindar” el terreno para uso público, pero como señala Rey, “Hay una diferencia, que es fundamental: que el futuro del puerto se va a decidir en la ciudad, no lo va a decidir San Caetano”.


Diferencia fundamental


El PP insta a Rey a aprovechar el relevo en el ministerio de Transportes para negociar la condonación de la deuda del puerto. Por su parte, la plataforma Defensa do Común exige que el futuro del puerto no se resuelva a través de pactos entre pactos entre Xunta y el Ayuntamiento, “cando ambas están a erguer unha daga sobre algo tan trascendental como é a protección do común”.

Por otro lado, ayer se abrieron a la ciudadanía 32.000 metros cuadrados de los muelles coruñeses de Batería y Calvo Sotelo, coincidiendo con el Día del Carmen, la patrona del mar. El presidente de la Autoridad Portuaria, Martín Fernández Prado, pidió prudencia a los visitantes, pues se trata de una zona peatonal en la que no están permitidas bicicletas ni patinetes eléctricos.

Seguirá a estos espacios la apertura de Batería al completo, con sus 30.000 metros, y ya en 2022 se abrirán los 50.000 de Calvo Sotelo, más 17.000 del muelle de Trasatlánticos. Hay dos edificios del puerto en este espacio en los que se podrán hacer actividades, ya se han presentado varias propuestas. 

Inés Rey busca adquirir Calvo Sotelo y Batería para controlar el futuro urbanístico del puerto