Italia gana en los penaltis

Bonucci celebra el gol del empate | efe
|

Italia, con una excepcional actuación de su guardameta Donarumma, se proclamó campeona de Europa en la tanda de lanzamientos de penalti.


Se esperaba más de las selección transalpina al principio mientras que Inglaterra comparecía en Wembley con todo el estadio a favor y bastantes precauciones. De hecho, Sothgate salía de inicio con defensa de cinco, con el atlético Kieran Trippier como lateral derecho y con Mason Mount de extremo derecho, mientras que los de Mancini utilizaban el mismo once que contra España en la ssemifinales.

Los planes cambiaron tan pronto comenzó el encuentro, ya que el equipo ‘local’ se adelantaba antes de cumplirse los dos primeros minutos del partido


El gol más rápido

De hecho, Luke Shaw, lateral izquierdo del Manchester United, lograba el gol más rápido en una final de una Eurocopa, al conseguir abrir el marcador al minuto y 57 segundos.


Shaw empalmó un magnífico centro desde la derecha del lateral diestro del Atlético de Madrid Kieran Trippier, dando la razón a la apuesta de su técnico ya que era la principal novedad del seleccionador inglés.


Con la ventaja, Inglaterra fue mejor que una Italia desdibujada por momentos en la primera parte. Desajustes constantes en los transalpinos hacían que Inglaterra dominase a la espera del segundo gol mientras que Italia no conseguía imponer su juego salvo por algunas ideas de Jorginho.


Italia sólo tuvo una ocasión en las botas de Federico Chiesa, que a los 35 minutos mandó fuera un disparo desde fuera del área que se marchó cerca de un poste de la meta de Jordan Pickford. El gol de Shaw, y el intento de Chiesa, fueron las dos únicas ocasiones claras de un partido que Inglaterra fue cerrando. Tanto los espacios como el propio encuentro, aunque pareciese que era prematuro, pero el guión era mejor interpretado por los británicos, que mantenían sin problemas el 1-0 al llegar al tiempo de descanso.


Respuesta italiana

En la segunda parte Italia quiso reforzar el medio del campo, jugar con un falso delantero, variar el rumbo del partido, pero Inglaterra siguió con su lectura del partido, mucho mejor que la de los transalpinos.

Aún así, el equipo de Mancini tenía una gran ocasión, a la hora de encuentro, que Chiesa no conseguía materializar con una gran actuación del meta Pickford. Es evidente que mandaba el cuadro de los ‘Tres leones’ pero con el exiguo marcador, una acción podía darle el empate a los de azul o sentenciar para los de blanco, porque el partido se abría por momentos. Así, Bonucci, en una jugada a los 66, anotaba el tanto del empate que ponía el partido ‘pastas arriba’ para Inglaterra.


Italia pasaba a dominar, rozaba el 2-1 en un par de ocasiones ante una enorme caída de juego y hasta física inglesa y el encuentro, como no podrías ser de otra manera en esta Eurocopa, se iba a la prórroga.

Con pocas fuerzas, aunque Italia quiso más, el choque se fue muriendo hasta los cambios finales, pensando ya en los lanzamientos desde el pun to de penalti.


Donnarumma detuvo los penaltis de Sancho y de Saka, previamente había fallado Rashford y marcado Kane y Maguire. Bernardeschi, Bonucci y Balotelli marcaron por italia, fallando Bellardi y Jorginho para ser campeones.



Italia 1-1 (3-2) Inglaterra
Inglaterra: Pickford; Trippier (Saka, min.70), Stones, Maguire, Walker (Jadon Sancho, min.120), Shaw; Rice (Henderson, min.75) (Rashford, min.120), Phillips; Sterling, Kane y Mount (Grealish,min.99).    
Italia: Donnarumma; Di Lorenzo, Bonucci, Chiellini, Emerson (Florenzi, min.117); Barella (Cristante, min.54), Jorginho, Verratti (Locatelli,min.96); Chiesa (Bernardeschi,min.86), Immobile (Berardi, min.54) e Insigne (Belotti, min.91).    
Goles: 1-0, min.2: Shaw. 1-1, min.66: Bonucci.    
Árbitro: Björn Kuipers (Países Bajos). Amarillas a Nicolo Barella (47’), Leonardo Bonucci (55’), Insigne (84’), Chiellini (90’), Maguire (106’)    

Italia gana en los penaltis