Un patada de las que duelen mucho

Ábalos | EFE
|

Dicen los expertos en política (si es que hay alguien que sabe algo de eso) que la salida de Ábalos del Gobierno se debe a la necesidad de Pedro Sánchez de controlar Ferraz. Se trata de evitar que haya revueltas y que los barones acaben tragando con lo que manda el jefe, que para eso es el que lleva los galones. Sin embargo, Ábalos es lo suficientemente hábil como para controlar el partido y ocuparse de alguna cartera (dicen que suspiraba por hacerse con la de Defensa). Pero no. Sánchez hace bueno aquello de Roma no paga a traidores y le da esa patada a seguir que es de las que más duelen. 

Un patada de las que duelen mucho