Celso Borges, único superviviente

El costarricense fue de menos a más en esta temporada, la de su regreso al Deportivo, tras su mala experiencia en el fútbol turco | patricia g. fraga
|

El adiós esta semana de Eneko Bóveda supuso despedir a uno de los supervivientes de la última temporada del Deportivo en Primera división, la 2017-18.


El futbolista vasco, que había llegado en ese mercado de invierno, no pudo evitar el descenso del equipo. Un cuadro blanquiazul en el que coincidió con Celso Borges, único jugador que queda actualmente en la primera plantilla de esa etapa.


Regreso

El centrocampista ‘tico’, no obstante, abandonó la entidad coruñesa con el descenso de categoría y no regresó al cuadro deportivista hasta la pasada temporada, después de una mala experiencia en el Göztepe turco. Aunque sea el único integrante de aquel plantel en aquel curso para olvidar, realmente no estuvo en el particular ‘descenso a los infiernos’ del cuadro herculino, que pasó en tres temporadas de Primera a Segunda B.


Con galones

Bóveda, que había llegado en el mercado invernal, vivió una campaña marcada por la inestabilidad en el banquillo, pues conoció primero como técnico a Cristóbal Parralo y finalmente en el tramo final estuvo a las órdenes de Clarence Seedorf.


El defensa fue asumiendo galones y responsabilidad en el seno de la plantilla y el curso pasado fue uno de los capitanes del Deportivo, junto a Álex Bergantiños y Celso Borges. Su marcha deja solo al costarricense como testigo de esa etapa, pero la continuidad del ‘tico’ en el equipo no está garantizada, ya que el Deportivo le busca un acomodo.


Celso, por su parte, manifestó en pasadas comparecencias que su idea pasaba por continuar en el club, pero a la vista de los movimientos de mercado que está llevando a cabo (con cuatro refuerzos en esa demarcación: Juan Carlos Menudo, Rafa de Vicente, Diego Aguirre y Josep Calavera) el Deportivo tiene otros planes para el jugador, que cuenta con una de las fichas altas.


Muchos cambios

El primer equipo ha firmado ya nueve caras nuevas, además del técnico. Una demostración, un año más, de la reestructuración que sufre cada curso el Deportivo.


La idea pasa por lograr armar un plantel que tenga una estabilidad, un grupo reconocible y que lleve a la entidad deportivista, cuanto antes, de regreso a la élite.


La secretaría técnica, en armonía con el cuerpo técnico, continúa trabajando en la confección de una plantilla en la que aparecen varios jugadores que ya estuvieron en el pasado a las órdenes de Borja Jiménez, el último, Trigueros.

Celso Borges, único superviviente