El lugar más feliz no tiene espejos

|

El lugar más feliz de la Tierra, como lo venden desde hace décadas, es un negocio. Muy bien montado, para que parezca más una experiencia de fantasía que un sacacuartos –sería feo que los niños descubriesen lo que hay detrás de la magia–, pero un negocio, al fin y al cabo. Y por eso, varias publicaciones revelan el motivo por el que en los parques temáticos de Disney no hay espejos en los lavabos: para que los visitantes no pierdan mirándose un tiempo en el que podrían estar gastando dinero en, por ejemplo, comida o souvenirs. Menos mal que los móviles tienen cámara frontal. FOTO: Una tienda Disney | efe

El lugar más feliz no tiene espejos