Se desploman las multas anticovid de la Policía Local

Agentes de la Policía Nacional y Local patrullan las terrazas de la Marina | patricia g. fraga
|

En lo que va de semana la Policía Local apenas ha impuesto un par de sanciones por violar la normativa anticovid. La semana pasada, fueron nueve, e incluso en el día habitualmente más conflictivo, el sábado, no hubo sanciones. Atrás quedan los primeros meses del año, cuando los agentes municipales imponían una media de 50 multas a la semana.

Este desplome se puede achacar a varios factores, que han ido conformado el actual panorama. Uno de los más importantes es el cansancio, provocado por la larga pandemia. No solo la Policía Local, sino también la Nacional, han dejado de sancionar, a pesar de que hubo momentos en los que la presión fue continua. Ahora, con los datos estables, y una evolución de la pandemia en general satisfactoria (a peasr del repunte actual) la motivación para actuar con contundencia ha bajado. Otro factor importante es que el público ha interiorizado muchas de las normas preventivas, sobre todo la de llevar puesta la mascarilla en todo momento. Incluso en las terrazas, los hosteleros mantienen la vigilancia sobre sus clientes para evitar las sanciones.

Un tercer factor, quizá el más importante, es el continuo levantamiento de las restricciones. Poco a poco se ha ido retirando el toque de queda, la prohibición de reunirse en grupos cada vez más grandes, la de desplazamientos.... A medida que la vida vuelve a la normalidad, es más difícil ejercer un control. “Lo que no sabe la gente –comenta un policía local– es que los continuos cambios en la normativa no solo les confunden a ellos. También a nosotros nos obliga a estar pendientes de las modificaciones y puede llegar a ser confuso”.

Esa confusión se añade a otro factor: que en muchas ocasiones, durante las épocas más duras, eran los propios vecinos los que, asomados a las ventanas, alertaban cuando veían una infracción. “En ocasiones, la centralita de saturaba. En cada ventana parecía que había u policía”, recuerda un agente. Ahora que las restricciones se han relajado, incluso los celosos vigilantes de sus vecinos les cuesta determinar cuándo está teniendo lugar una transgresión a la normativa anticovid.


Cobros


Así se entiende que en la fase comprendida entre el ocho de marzo y el siete de mayo, la Policía Local sancionara en 764 ocasiones y del ocho de mayo a junio solo unas 200. Unas cifras bajas, cuando en la quinta fase, durante el estado de alarma, las mulas sumaban 1.635. Eso sí, por pocas multas que se impongan, no hay ninguna que se deje sin cobrar, advierten los policías.

En total, desde que comenzó la pandemia, la Policía Local ha acumulado unas 6,900 sanciones, pero hay que tener en cuenta que en la primera fase, las sanciones se remitían al Gobierno central para su cobro, y ninguna de estas han llegado a tramitarse. Pero, a partir de la segunda fase, la tramitación corre a cargo de la Xunta, a través del Gobierno local.

En el caso de A Coruña, son dos los agentes municipales que se encargan de dar salida a las multas. En total son más de cuatro mil las que tienen que tramitar y ya han hecho casi el 50% del trabajo. Fuentes municipales advierten que se cobrarán todas y cada una de ellas. “No importa demasiado cuánto tardemos porque tenemos unos seis meses de plazo por delante”, añaden. El monto no es muy alto: por no llevar mascarilla la multa son cien euros, pero pocos son los recalcitrantes. Y cuando uno cuenta que le ha llegado una multa, los de su entorno toman nota.  

Se desploman las multas anticovid de la Policía Local