Las terrazas de la pandemia ocuparán 130 plazas de aparcamiento hasta finales de año

La calle Juan Flórez, con las terrazas ocupando espacio de aparcamiento | pedro puig
|

En su política de peatonalización, el Gobierno local ha recibido frecuentemente críticas por el problema que genera la desaparición de plazas de aparcamiento. El grupo municipal del PP ha liderado estas críticas, junto con algunas asociaciones de comerciantes, como la del Obelisco, que temen el efecto que pueda provocar en las ventas si los clientes no encuentran donde aparcar. Por otro lado, otros empresarios, los hosteleros, han ganado espacio al ocupar con sus terrazas plazas de aparcamiento. El Ayuntamiento calcula en 130 las ocupadas por las terrazas provisionales y señalan que no se recuperarán hasta finales de año.


Es al cifra que sacó a relucir el concejal de Movilidad, Juan Díaz Villoslada en el último pleno. Este número es el resultado de sumar las que están ocupadas en zona azul y las que no tienen regulación. Fuentes municipales insisten en señalar que son provisionales, y que cuando acabe la alarma sanitaria “habrá que recuperarla”.


Sin embargo, Antonio Alfeirán, responsable de la comisión municipal de Movilidad, dejó caer ayer durante un debate en la cadena SER que podrían tener un carácter más permanente. Fue el presidente de la asociación Zona Comercial Obelisco, Javier Mosquera, el que planteó el tema a Alfeirán, que confesó que las terrazas, “de momento están, pero alguna tendencia hay de que se puedan quedar, pero no por A Coruña, sino por la normativa estatal”, aclaró.


Según avanzó Alfeirán, la DGT está pensando en que, dado que las aceras son las peatones, redactar una norma para que las terrazas puedan pasar a la calzada. “Aunque no quiera el Ayuntamiento, si Tráfico se lo impone...”, insinuó. Una de las sorpresas con las que se encuentran los diseñadores urbanísticos es que los espacios que proyectan, idealmente pensados para los peatones, se llenan rápidamente de terrazas.


Zonas de baja emisión

Pero el Ayuntamiento está a favor de la humanización y naturalización de las calles, lo que incluye plantar árboles que no solo absorben dióxido de carbono, sino espacio. Pero Alfeirán destacó que “ya empieza a ser obligatorio establecer zonas de baja emisión, nos guste o no, con lo cual, ese es el camino”. Un camino que se hará preferentemente en bicicleta y transporte público, y el Gobierno local no se esfuerza en esconder que la eliminación de plazas de aparcamiento es una medida para desincentivar el vehículo privado.


A pesar de todo, desde el Ayuntamiento niegan que las plazas que se han perdido y/o se perderán a consecuencia de su política de peatonalización llegue la las 700 plazas, como insistentemente repite el PP. Por el contrario, fija la pérdida en 119 plazas de aparcamiento, gracias a la práctica de convertir en las calles donde es posible hacer las plazas en línas en plazas en batería, lo que permite doblar la capacidad de la calle para estacionar y, al mismo tiempo, elimina un carril y, por tanto, la doble fila.


Por otro lado, el Ayuntamiento destacó que esta misma semana consiguió recuperar 38 plazas de aparcamiento que estaban en posesión de los funcionarios del Tribunal Superior de Xustiza (TSXG) en la plaza de Galicia y que ahora pasan a estar a disposición del público. Movilidad las dividió a partes iguales entre zona verde y azul. Según este cómputo, son 81 las plazas de aparcamiento que se perderían este año.

Las terrazas de la pandemia ocuparán 130 plazas de aparcamiento hasta finales de año