El calor y las obras complican todavía más el tráfico para salir de la ciudad

Las caravanas volvieron a registrarse en la zona de Perillo, especialmente en sentido Madrid | Pedro Puig
|

El calor y las obras se unieron contra los conductores que, un día más, soportaron importantes atascos tanto a la salida como a la entrada de A Coruña. A esto se sumaron dos accidentes de circulación, uno de ellos en el mismo tramo de las actuaciones que Transportes y Movilidad acomete en la Nacional-VI a la altura de Perillo. Así, durante la mañana se registraron retenciones en A Pasaxe y en la avenida de Alfonso Molina, así como entre Fonteculler y O Seixal, y en la salida de la AP-9 en O Temple, las alternativas más utilizadas por los conductores para “escapar” de Perillo.


Este sábado, la circulación se complicó especialmente en sentido salida pues, debido a las altas temperaturas, muchos ciudadanos decidieron salir hacia los arenales del área metropolitana o trasladarse a segundas residencias en los municipios del rural, con lo que la densidad del tráfico se notó en toda la Nacional-VI, donde también se ejecutan las obras de ampliación de la Vía Ártabra, a la altura de las parroquias de Iñás.y Soñeiro, entre los municipios de Oleiros y Sada.


Los conductores cuestiona que unas obras de esta envergadura comenzase cuando empieza la temporada de verano y, en consecuencia, aumenta el tráfico hacia las playas del entorno, y critican que se corten carriles en ambossentidos sin ofrecer alternativas porque “vayas por donde vayas , si tienes que ir a Sada o a la zona de Betanzos vas a acabar en el atasco”. comenta una usuaria, empleada de una empresa en el Polígono de Bergondo. Eso, o seguir por autopista hasta Guísamo, con el gasto que eso implica si, como en su caso, tiene que desplazarse al menos dos veces a día.


En este sentido, el malestar ciudadano por los atascos causados por las obras del cruce de Solymar en Perillo se trasladará a Madrid. El BNG de A Coruña y el de As Mariñas ven con “suma preocupación” las consecuencias de estas retenciones en los vecinos de ambas comarcas, especialmente en horas punta en los accesos a la ciudad, con lo que eso implica para su actividad diaria.

El calor y las obras complican todavía más el tráfico para salir de la ciudad