Sánchez compra tiempo

|

Visto el contenido de la carta enviada desde la celda por Oriol Junqueras a dos medios de comunicación, que cada uno a su manera ampara el proceso de indultos a los políticos catalanes presos por sedición, puede concluirse que, ante el creciente malestar que se detecta en el seno del PSOE por este asunto, quien va a beneficiarse en breve de la medida de gracia ha decidió echarle un cable al Presidente del Gobierno.

Junqueras ni renuncia a nada ni se arrepiente de nada. Reconoce, eso sí, una obviedad: que en el intento de golpe del que fueron capítulo señalados la celebración de una consulta ilegal y el sainete parlamentario que desembocó en la proclamación de la República catalana, les falto contar con una masa social de mayor cuantía.

Y a eso es a lo que anuncia que va a dedicarse Esquerra Republicana, a ganar más apoyo para la causa independentista. Medios no les van a faltar: gobiernan en la Generalidad que dispone de un presupuesto multimillonario; subvencionan una extensa red de asociaciones ciudadanas y controlan directamente TV3 y Catalunya Radio -máxima audiencia- e indirectamente, por vía de campañas publicitarias, cuentan con el apoyo de casi la totalidad del resto de los medios que se publican en Cataluña. A medio plazo tienen los recursos para acercarse o incluso lograr su objetivo. Sólo les faltan los instrumentos para llevar a cabo su hoja de ruta, esta vez sin salirse del marco legal. Y ahí es donde entra en juego Pedro Sánchez, el hombre al que apoyaron en la moción de censura que tumbó a Rajoy -pese a que el PSOE voto junto al PP la aplicación del Art.155-.

Al Sánchez de ahora cuyo objetivo es mantenerse en el poder como sea es al que en la “Mesa” de negociación le van a exigir que allane los obstáculos constitucionales para pactar la celebración de un referéndum de autodeterminación a la manera como se hizo en Escocia. Que dicha iniciativa esté vedada por la Constitución, a ellos les da lo mismo. Están a lo que están confiando en que la ambición de Pedro Sánchez y su objetivo de poder acabará encontrando el atajo.

Ante los suyos, Sánchez aparenta estar ganado tiempo, pero visto que está a punto de indultar a los sediciosos y para allanarles el futuro tiene en marcha una reforma del delito de sedición en el Código Penal , tal parece que quienes van ganando son los separatistas.

Sánchez compra tiempo