Xulio Ferreiro se suma al carro de los plañideros

|

quién iba a decir que, al final, Abel Caballero, Vigo mismo hecho persona y Xulio Ferreiro, tendrían tanto en común. Del regidor vigués, émulo aventajado de Francisco Vázquez, se sabía que lo suyo era llorar y llorar para demostrar todo lo malos que son los de la Xunta. Ferreiro, mandamás heculino (con permiso del lugarteniente), apuntaba formas, pero la gran mayoría creíamos que todo era fruto de la incompatibilidad política entre su mundo y la Xunta. Ahora sabemos que no, que lo suyo también es llorar para intentar ocultar su propia incompetencia bajo el disfraz de la discriminación. Uno y otro decidieron dar trabajo a los carteros (¿será por el pasado en Correos de Feijóo?) y con sendas misivas denuncian que sus ciudades son las más perjudicadas por los presupuestos autonómicos. Es más, Ferreiro, abducido de coruñesismo, incluso compara lo que recibirá A Coruña frente a Vigo y, por supuesto, en sus cuentas sale perdiendo. Lo único bueno es que presentó propuestas en las que invertir. Al menos no se limitó a buscar bronca. FOTO: FEijóo y Ferreiro, mirando unos papelitos | aec

Xulio Ferreiro se suma al carro de los plañideros