Buscando las siete diferencias mareantes

|

pues sí que están empeñados los mareantes santiagueses (Compostela Aberta, en román paladino) en seguir el camino de tierra quemada abierto por sus colegas coruñeses. Ya lo hicieron, por ejemplo, con eso de tener las calles como si de un estercolero se tratara. De hecho, vecinos de A Coruña y Santiago llegaron a asegurar que habían visto cuadras más limpias que las aceras de sus barrios. Luego llegó el turno de hacer dejación de funciones en obras clave para las respectivas urbes, como sucede en el caso de las intermodales. Ambas ciudades van a la cola en lo que a la construcción se refiere por los continuos atrancos planteados desde sus palacios municipales. Y, por último, Martiño ha decido recurrir a la mano dura con su Policía Municipal, a la que obligará por decreto a realizar horas extra. Por lo menos no los deja indefensos ante el ataque de los otrora “amigos” okupas y hoy denunciantes del brutal aburguesamiento de los inoperantes mareantes. Así, en verso. FOTO: Otra vez, Ferreiro y Noriega | aec

Buscando las siete diferencias mareantes