Los universitarios pagarán hasta 540 euros más por la primera matrícula

Wert preside la reunión sectorial con las comunidades en la que presentó los nuevos recortes fotógrafo
|

Los universitarios españoles pagará hasta un 66% más de tasas de matricula, según la propuesta realizada ayer por el ministro de Educación, José Ignacio Wert. En total lo que pagan los alumnos españoles por las primeras matrículas de las universidades públicas representará entre el 15 y el 25 por ciento del coste real de los grados, según decida cada comunidad, lo que significa un desembolso máximo medio de 540 euros más por curso.

Y es que hasta ahora los estudiantes pagaban de media en España un 15 por ciento y el Estado el 85 por ciento restante. De esta forma, el planteamiento del Gobierno pasa por ampliar la horquilla que tendrán que pagar los alumnos, que irá desde el 15 por ciento hasta el 25 por ciento del coste de este puesto en las universidades públicas.

Esta es una de las medidas para el curso próximo que el Consejo de Ministros aprobará hoy en un Real Decreto-Ley, en el que las segundas y sucesivas matrículas tendrán un recargo de entre el 30 y el cien por ciento.

En concreto, las tasas por segundas matrículas supondrán entre un 30 y un 40 por ciento del precio real; por la terceras se abonará entre un 65 y un 75 por ciento; y por las cuartas, entre un 90 y un 100 por ciento.

No obstante, las comunidades ya vienen aplicando recargos diversos para los repetidores.

A cargo de la autonomía > La diferencia entre lo que suban las tasas de primera matrícula y lo que cubren las becas del Ministerio de Educación será asumida por las comunidades, según dijo la secretaria de Estado de Educación, FP y Universidades, Montserrat Gomendio.

Sobre las tasas, Gomendio calculó que sería un incremento máximo de 60 euros por mes, que, multiplicados por nueve meses lectivos, resultan 540 euros más por alumno y curso.

En cualquier caso, señaló que se trata de una cuestión compleja que depende de factores como el tamaño de las universidades, la rama de las titulaciones o el grado de experimentalidad.

En la actualidad, los estudiantes asumen una media del 15 por ciento del coste real de las titulaciones de grado (entre 5.000 y 7.000 euros por curso). A partir del próximo curso, tendrán que sufragar un mínimo del 15% y un máximo del 25%, es decir, un incremento del 66,6%.

Para ello se tendrá en cuenta la contabilidad de costes, un sistema \“más transparente\”, según el ministerio, mientras que, hasta ahora, la norma de subida era el IPC interanual (hasta marzo normalmente) más un margen de hasta cuatro puntos.

Sin embargo, en algunos casos tendrá que ser una estimación del coste real, ya que la contabilidad de costes no está del todo implantada, según fuentes autonómicas.

Gomendio señaló que también el precio de los másteres \“no habilitantes\” (no necesarios para ejercer ciertas profesiones) se incrementará hasta en un 50%.

Además, cada comunidad estudiará con las universidades de su territorio \“estándares mínimos de eficiencia\” de las titulaciones para garantizar la eficiencia y viabilidad del sistema, \“que no es sostenible\”, según Gomendio.

En este momento hay un número \“elevado\” de universidades y campus, pero, sobre todo, \“muy elevado de titulaciones\”, dijo.

Los profesores universitarios con sexenios \“vivos\” (aquellos que están investigando) verán reducida la carga docente; y al contrario, los que no estén en esa situación tendrán más docencia.

Se trata de conseguir un personal más especializado en investigación o educación. Los que no tengan ningún sexenio \“vivo\” subirán hasta 32 créditos de docencia, y los investigadores de excelencia bajarán hasta 16.

También se refirió a que las comunidades puedan tener un \“mayor control\” del déficit de las universidades y de la oferta de empleo público, con limitaciones para contratar a nuevo personal.

Los universitarios pagarán hasta 540 euros más por la primera matrícula