Un rebrote que nos hace temer lo peor

|

Desde que no nos queda más remedio que mirar a China para tener una idea de a qué atenernos, cualquiera de sus triunfos en lo relativo a la enfermedad lo celebramos como nuestro. Y este nuevo brote en el principal mercado de abastos de Pekín hace que nos temamos lo peor. Después de tener la epidemia controlada durante dos meses, que aparezcan ochenta nuevos casos no importados suena a que esa segunda oleada sobre la que tanto se advierte está llamando a la puerta. Ojalá no sea así, y tengamos un poco más de tiempo para prepararnos. Y sepamos aprovecharlo, claro. FOTO: dos hombres junto al mercado, cerrado tras el brote | efe

Un rebrote que nos hace temer lo peor