Elecciones

|

El día 4 del presente mes, se celebraron las elecciones a la Comunidad de Madrid, con el resultado que los lectores saben, ahora es el momento de analizar esos sufragios y ver que posibilidades hay de que estas puedan extrapolarse a las generales que están por venir, dentro de dos años, es decir que, se está a medio camino de volver a las urnas. Si no hay comicios adelantados, todo está por ver. La política española esta desaparecida y solo se ven las medidas que las autonomías toman, para que España, marche lentamente en su caminar a falta de la institución que debe manejar los hilos presidenciales, por desaparición de su titular. A lo que, ya empezamos a acostumbrarnos los españoles.


En los comicios madrileños, los populares arrasan con 65 escaños, lo doble que, tenían dos años antes. Más que toda la izquierda junta, un gran logro para Isabel Ayuso, que luchó contra la adversidad del resto a los que, se enfrentaba, el gran derrotado, ciudadanos, por su, coqueteo con políticas poco usuales en los tratados firmados a la hora de hacer valer su intención de apoyo, de este partido su responsable Arrimadas, ante tan flagrante descalabro, debía haber dimitido, esa misma noche y todavía sigue en el cargo sin merito para ello. El mayor descalabro de los socialistas, al pasar de los 37 escaños que tenía, a los 24 actuales, nunca el socialismo tuvo tan baja intención de voto como en esta época de Sánchez, muchos de los votos socialistas. Es posible que fuesen a Más Madrid de Iñigo Erejón, cuyo partido pasó a ser la oposición, relegando a los socialistas a la tercera fuerza y no se ha visto entonar mi culpa. Alguien debe ser culpable de este calamitoso resultado. Pero Sánchez, hizo una campaña a su gusto y disgusto de candidato y acabó resultando un fiasco.


De los demás no menciono, ya que, en las encuestas, andaban por el mismo camino, salvo que, up fracasó en el fenómeno Iglesias, ya está muy vista su forma de pensar y actuar, llegó a la política por los medios audiovisuales de alguna cadena televisiva y se marcha con una retiro muy jugoso, la política quizás no le interesaba al no dirigirla él personalmente, ya que, la fundación del partido fue una apuesta personal.


Si extrapolamos los resultados obtenidos en esta comunidad, observamos que el partido que dirige Sánchez esta agotado, de no proclamar un candidato con más peso, inteligencia y cercano al ciudadano y repetir el mismo, el descalabro está asegurado, Ciudadanos, esta ya desaparecido y solo resta firmar en los siguientes comicios su finiquito, la sociedad de Podemos, tiene los votos en el aire y es posible que en muchos lugares dejen los asientos. Box, se mantiene y no se vislumbra a día de hoy que flaquee, salvo que se salga de la línea que tiene marcada en estos momentos.


Por tanto, de aquí a dos años, hay mucha cera que quemar y muchas vueltas por dar, lo que sí es un hecho, es que, en la Comunidad de Madrid, los perdedores han recibido una gran lección de Isabel Ayuso, si quieren aprender de sus errores, tienen que valorar al adversario.

Elecciones