El conservador Guillermo Lasso jura como presidente de Ecuador y augura el "fin de los caudillos"

El entrante presidente de Ecuador, Guillermo Lasso, acompañado de su familia, llega para la ceremonia de su investidura/EFE/ José Jácome
|

El empresario, banquero y político de centroderecha Guillermo Lasso juró este lunes como nuevo presidente de Ecuador para los próximos cuatro años, en una ceremonia efectuada en la Asamblea Nacional (Parlamento) en Quito, a la que asistieron altas autoridades de varios países amigos.


Lasso exhortó a todos los ecuatorianos a preguntarse por qué un país "tan rico" tiene un "pueblo tan pobre" y culpó de esa herencia a gobernantes que incurrieron en el "caudillismo" a lo largo de los años.

"En este gobierno que hoy nace, del nuevo siglo de republicanismo (en Ecuador), termina la era de los caudillos.... ¡Termina la era de los caudillos!", proclamó Lasso en su discurso de investidura, al asegurar que "gobernará para todos" y para restaurar los valores de la lucha de los patriotas ecuatorianos hace doscientos años.


También anunció que "se acabó la persecución política en Ecuador" porque --dijo-- "no he venido a saciar el hambre de pocos sino el hambre de muchos", y prometió fortalecer la democracia para terminar con "lacerantes desigualdades entre el mundo rural y el urbano", y un país que "le ha fallado a su juventud en educación y creación de oportunidades, que mantiene en el más humillante olvido a sus jubilados, y donde ser mujer no es un factor de desventaja sino un peligro existencial". 


La toma de juramento estuvo a cargo de la presidenta de la Asamblea Nacional, Guadalupe Llori, quien también le impuso la banda presidencial y la condecoración del Gran Collar de la Orden Nacional al Mérito, el máximo galardón del Estado ecuatoriano.


El rey Felipe VI, los presidentes de Brasil, Jair Bolsonaro; el de Haití, Jovenel Moise; y el de República Dominicana, Luis Abinader, así como los cancilleres de Costa Rica, Nicaragua, Panamá, Uruguay, Guatemala, Bolivia, Argentina y España, y otras altas autoridades de varios países participaron en dicha ceremonia.


Lasso, de 65 años, sustituyó así a Lenín Moreno, quien dejará el poder tras cuatro años como Presidente de un país agobiado por una aguda crisis económica y sanitaria, debido a la pandemia del coronavirus. 

El conservador Guillermo Lasso jura como presidente de Ecuador y augura el "fin de los caudillos"