Ante la duda, que decidan los ciudadanos

Carolina Darias, dando explicaciones poco convincentes | efe
|

Carolina Darias ha cedido ante las comunidades autónomas y permitirá que aquellos menores de sesenta años que hayan recibido una primera dosis de la vacuna de AstraZeneca puedan renunciar por escrito a que la segunda sea de Pfizer y seguir con el plan inicial, aquel de principios de año, de completar la pauta con el compuesto de Oxford. Así que, según la idea de la ministra de Sanidad, ahora cada uno de los dos millones de policías, bomberos y profesores, fundamentalmente, que esperan su segundo pinchazo tendrán que decidir qué es mejor para ellos. Toda la responsabilidad para los ciudadanos. Libertad absoluta, ahora que está tan de moda. Menos mal que aún hay margen para que en las próximas semanas se pronuncien los expertos y las comunidades y los afectados por este sinsentido podrán tener argumentos a los que agarrarse. Más sólidos, probablemente, que el estudio que dice que combinar vacunas es seguro, pero no sabe nada acerca de su eficacia.

Ante la duda, que decidan los ciudadanos