Un tercer ojo para no levantar la vista

Una joven, mirando su móvil | efe
|

Como tiene pinta de que nuestra dependencia de los móviles no va a ir a mejor, las empresas tecnológicas buscan la forma de hacernos la vida más fácil. Y evitar, por ejemplo, que nos atropellen cuando cruzamos sin mirar porque vamos atentos a la pantalla. Para eso han inventado un tercero ojo robótico que se pega en la frente, se activa al llevar la cabeza inclinada y nos avisa si detecta algún obstáculo en un radio de un metro. O sea, lo mismo que podría hacer un amigo que ve que nos despistamos si fuésemos con él por la calle en lugar de estar escribiéndole por el móvil.

Un tercer ojo para no levantar la vista