Pasado, presente y futuro

|

ientras los tribunales van resolviendo los casos que señalan al PP como el campeón de Europa en cuanto a corrupción, los líderes más reconocidos del partido siguen desde Génova, el escenario de sus fechorías, anunciando su vuelta al poder animados por los resultados de las elecciones madrileñas, gracias a una amnesia colectiva, que no quiere saber que la caja “B”, según informes policiales, se inicia en 199O con el conocimiento de toda la cúpula del gobierno de Aznar y por lógica del partido.


Si buceamos en las hemerotecas nos encontramos con el “caso Naseiro”, el de Álvaro Lapuerta para el que la fiscalía solicitaba cinco años de cárcel, que evitó el banquillo por su mal estado de salud. Ya entonces eran muchas las sospechas sobre el pago en negro de las reformas en la sede, así como los sobresueldos a altos cargos del partido, mientras se recortaban servicios sociales.


En ese ambiente aparece el 15-M, heredero del movimiento ciudadano cohesionado a través de las asociaciones de vecinos, las parroquias, los sindicatos y la clase obrera
El 15-M llena plazas y calles con un mensaje rotundo: si se puede. Se puede mejorar la sanidad, la educación. Se puede, Constitución en mano, ayudar a los más desfavorecidos. Y ese baño de realidad pone nerviosos a los políticos tradicionales, anclados en la vieja política y acostumbrados a la alternancia. Y ¿Qué sucede? Pues todos a una descalifican a la gente del común. Los llamados despectivamente perroflautas, yayoflautas La lucha es feroz. Tanto desde la derecha como desde la llamada izquierda acomodada al sistema. Y embarran el terreno. No encontraremos lucha tan sucia. Más de una veintena de acusaciones que fueron desestimadas y una campaña mantenida con insistencia insultante desde la caverna mediática son la prueba de lo molesta que es la verdad. Y ¿Qué viene ahora? ¿Dónde atacarán ahora los poderes fácticos?¿Cómo responderá la ciudadanía? ¿El modelo es el PP de Ayuso?, un modelo que nos devuelve lo peor de la pandemia, según informe riguroso del relator especial de la ONU sobre pobreza extrema y derechos humanos en la capital “de la libertad y la cerveza?
Pues resulta que la OCDE, el organismo de prueba políticas que mejoren el bienestar económico y social de las personas, acusa a Madrid de ser un paraíso fiscal interno que con sus normas atrae a inversores y ricos olvidando a los más vulnerables. Y si es así habrá otro 15-M.

Pasado, presente y futuro