El kit del detenido en la ronda de Nelle: cuerda, guantes, una botella de alcohol y mechero

El comisario Pedro Agudo y el inspector Carlos Temprano, en la comisaría de Lonzas | javier alborés
|

La Jefatura Superior de la Policía Nacional dio a conocer ayer las claves de la operación que se llevó a cabo en la ronda de Nelle el pasado lunes, en la que fue detenido un hombre de 37 años que buscaba a su expareja y que acabó hiriendo a tres personas, aunque de carácter muy leve, con un cuchillo. Una vez bajo arresto, se descubrió que llevaba una mochila con un contenido siniestro: un rollo de cinta americana, una cuerda, guantes de látex, un mechero y una botella de alcohol.


El comisario jefe de la Brigada de Policía Judicial, Pedro Agudo, reconoció que, “las conclusiones son obvias: había una preparación de lo que iba a hacer, que hace pensar por dónde iban los tiros”. Para el inspector de la Policía Judicial y negociador, Carlos Temprano, intentara amordazar o atar a alguien “con alguna intención, y quizá si hubiera una perona sola, los acontecimientos hubieran transcurrido de otra manera”. Pero lo que ocurrió es que se hizo pasar por un repartidor para entrar en el primero, donde solo se encontraban su tía. Iba cubierto con una capucha, mascarilla y una prenda para el cuello, lo que hizo que no lo reconocieran.

Cuando entró en la casa, cerró la puerta y le tapo la oca para que no gritara Pero la mujer gritó y su pareja salió de una habitación, comenzando la pelea. La mujer recibió una puñalada en las costillas y su pareja, en la mano y el hombro.


“Os tengo que matar”

“Me habéis visto la cara, os tengo que matar”, dijo el sospechoso cuando le retiraron al capucha...

La puerta de la calle se abrió en un momento dado, y el vecino, un octogenario, vio lo que ocurría y forcejeó con el sospechoso para tratar de arrebatarle el arma, mientras la mujer le golpeaba con una silla. El sujeto desistió y tomó el ascensor, para subir al octavo y luego subirse al alféizar de una ventana del rellano, dispuesto a lanzarse.


Allí lo descubrió una vecina y dio la alarma. Cuando llegó el negociador, comenzó a hablar con él. “Estaba en crisis y quería pedir disculpas”, explica Temprano Tras casi tres horas tratando de ganarse su confianza, se dio la oportunidad y el grupo de asalto GOES consiguió retirarlo de la ventana y esposarlo. 

El kit del detenido en la ronda de Nelle: cuerda, guantes, una botella de alcohol y mechero