Ciudadanos de primera y de segunda

Carolina Darias | aec
|

Más de una vez se ha escuchado la queja de un ciudadano de este país sin comprender como es posible que él no pueda ir al municipio de al lado y, sin embargo, un madrileño sí pudiera. Pues eso mismo es lo que está pasando con franceses y alemanes, que están reservando en Canarias y Baleares como si no hubiera un mañana, mientras los españoles nos tenemos que comer los mocos durante la Semana Santa sin salir de nuestras comunidades. La incongruencia es tal que hasta Bruselas le ha pedido al Gobierno español que determine los criterios que utiliza para permitir unos viajes y otros no ya que corremos el riesgo de estar discriminando a los ciudadanos según su procedencia. La ministra dice que esto se hace así porque los que llegan de vacaciones lo hacen con un test PCR negativo, pero, sin embargo, a los españolitos no nos ofrecen ni esa posibilidad porque, según Darias, sería muy difícil de controlar. Pues eso.

Ciudadanos de primera y de segunda