El Sergas evitará reconvocar a quienes rechazaron la inoculación

Un hombre recibe la vacuna de AstraZeneca en Ourense | brais lorenzo (EFE)
|

“Hay que distinguir entre el que no quiso vacunarse por motivos personales claros o aquellos a los que el mensaje no les llegó, a los que es fundamental volver a citar”. Así de rotundo se mostró el conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña (Vigo, 1968), en una entrevista concedida a Europa Press en la que explicó los planes de vacunación del Sergas y las líneas que seguirá para avanzar en el proceso de inmunización.


En ella, también defendió la decisión de seguir adelante con la vacunación masiva del pasado fin de semana (13 de marzo). “La decisión se toma en base a informes (de la EMA y la Agencia Española), evidentemente uno siempre puede pensar en varias alternativas ¿no?. Pero cuando se apoya en informes técnicos oficiales, es relativamente más sencillo, no voy a decir fácil”, justificó.


Comesaña trasladó que el Sergas tiene previsto volver a citar de forma inmediata a aquellas personas que no acudieron a la llamada del pasado fin de semana porque el sistema de aviso “falló” y, por lo tanto, no recibieron de forma correcta la información.


Además, reveló que “realiza un estudio” de los motivos de las ausencias y los rechazos a la vacunación, tanto las negativas a recibir las dosis de Astrazeneca, cuya vacunación está previsto que se retome la próxima semana tras la suspensión temporal, como las declinaciones del personal sanitario.


Aquellos que decidieron no ser administrados, serán “etiquetados” en el sistema de salud pública con la referencia al rechazo y, una vez que finalice el proceso de inmunización, se les volverá a llamar, aseguró el conselleiro. Si “cambian de opinión”, podrán comunicar esta decisión en su centro de salud, pero el conselleiro explicó que solo se volverá a citar de forma inmediata a aquellas personas que no acudieron por los problemas técnicos.


La citación para recibir la primera dosis de la vacuna de Astrazeneca a cerca de 19.000 personas de entre 50 y 55 años fue, en palabras del conselleiro, una “prueba de concepto”, “algo más”, incluso.


“Un ensayo para el sistema de llamamientos masivo, una de las piezas importantes de esta prueba”, explicó.


El “objetivo” de este sistema es contar con “información fiable” sobre si la persona convocada “ha recibido el mensaje” y si acudirá o no a la cita para “garantizar que no haya que retornar ninguna dosis”.


Credencial Covid-19

Comesaña considera “lógico” que la información sanitaria sobre inmunización -sea por vacunación o haber pasado la infección-, o la presencia de antígenos, “pueda ser portable” en un formato “fiable y de forma segura”.


“Nosotros sabemos los ciudadanos a los que hemos puesto las vacunas, qué vacuna concretamente, qué día y qué lote. Esa información se puede facilitar para que el paciente la lleve consigo. Se abren muchas posibilidades, de entrada no veo nada negativo; es más, creo que es algo que tenemos que hacer, porque ya lo hacemos con las vacunas de otro tipo”, reflexionó.


Al respecto, apuntó do que se ha creado un grupo de trabajo en el seno del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS).


El conselleiro entiende que es un “riesgo” que se pueda plantear la cuestión de desigualdad entre ciudadanos a la hora de tener movilidad, pero rebate que se trata de un sistema que “facilita” los traslados actuales, toda vez que ahora ya es un requisito.

El Sergas evitará reconvocar a quienes rechazaron la inoculación