Cómo capitalizar el paro siendo autónomo

Imagen de un emprendedor trabajando desde casa
|

Muchas personas deciden lanzarse a emprender cuando se encuentran en el paro, pero la puesta en marcha de un nuevo negocio requiere invertir medios que no siempre se tienen a mano. No todas las personas desempleadas están en condiciones de poder afrontar los costes de una nueva apertura sin un pequeño empujón, por lo que muchos emprendedores optan por la capitalización de su paro para poder arrancar desde cero.


Capitalizar paro permite el cobro anticipado de todo el paro que una persona haya podido ir acumulando a lo largo de sus años en activo. En lugar de cobrar mes a mes la prestación por desempleo puede solicitarse un único pago para poder destinarlo al nuevo negocio que se quiera poner en marcha. Es una modalidad de cobro muy ventajosa para quienes quieren emprender, pero acogerse a ella exige cumplir una serie de requisitos y condiciones.

Requisitos para capitalizar el paro

Los emprendedores que quieran capitalizar su paro para poder empezar una nueva trayectoria como autónomos deben cumplir una serie de requisitos. Capitalizar paro autónomos es preciso que como mínimo tengan acumulados 3 meses de prestación, que no hayan capitalizado la prestación en los últimos 4 años, que no hayan empezado en su actividad antes de formular la solicitud, que no hayan compatibilizado el paro y un trabajo por cuenta ajena en los últimos 24 meses y que no vayan a contar con su antiguo empleador en el nuevo negocio que emprendan.
Lo que se persigue con estos requisitos es que la persona sea verdaderamente autónoma y que el dinero cobrado por la prestación se destine únicamente a la nueva actividad económica. Una persona que haya capitalizado el paro no puede depender de terceras empresas con las que ya hubiera estado trabajando anteriormente, así que lo que se pretende es que haya una auténtica autonomía e independencia por parte del emprendedor.


¿Cómo se hace el trámite?


La tramitación de la capitalización es muy sencilla: solo se requiere la formulación de la solicitud y la presentación de una memoria explicativa sobre el proyecto a poner en marcha. Revisado el cumplimiento de los requisitos anteriormente enumerados, el SEPE procede a realizar el pago en el plazo de un mes, por lo que el trámite es ágil y sencillo.


Hay que tener en cuenta, sin embargo, que el cobro único está condicionado al cumplimiento de una serie de requisitos tras recibirse el dinero. Es importante asesorarse bien al respecto porque la administración puede exigir la devolución del pago si se incumplen las obligaciones que el cobro lleva aparejadas. Algunas de estas obligaciones son destinar el pago a finalidades no relacionadas con la nueva actividad, el cese injustificado del nuevo proyecto o el comienzo de la actividad fuera del plazo establecido. Para evitar sorpresas en este sentido, lo mejor es contar con la orientación y asesoría de los expertos en la materia, que además pueden ocuparse de todos los trámites y gestiones que debas realizar para iniciar tu nueva trayectoria como autónomo.


Cómo capitalizar el paro siendo autónomo