Expertos seguirán trabajando este fin de semana para que el SEPE vuelva a la normalidad tras el ciberataque

La ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz | E. PARRA
|

Expertos informáticos del Centro Criptológico Nacional, del propio Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) y de la Secretaría General de la Administración Digital seguirán trabajando este fin de semana para devolver el servicio informático del SEPE a la normalidad lo antes posible y con la máxima seguridad tras el cibertaque que sufrió el pasado martes, según indicaron a Europa Press en fuentes del Ministerio de Trabajo.


Aunque la web del SEPE ya está abierta para consultas, no se puede utilizar la sede electrónica por el momento, con lo que los trámites online no son posibles.


No obstante, el propio director general del SEPE, Gerardo Gutiérrez, aseguró ayer que "en los próximos días se recuperará la normalidad" del servicio, aunque lo más importante es hacerlo con la máxima seguridad.


Gutiérrez, que recordó que el SEPE ha puesto en marcha un plan por las demoras en la atención a la ciudadanía, negó que los ciberatacantes hayan pedido dinero y dejó claro que no se han visto afectadas ni las aplicaciones informáticas del organismo ni los datos confidenciales de las personas inscritas en las oficinas de empleo.


"Este tipo de ataques cibernéticos llevan consigo que paralizan inicialmente el funcionamiento, pero también por propia seguridad hemos cortado el servicio, para ponerlo paulatinamente en marcha. Poco a poco recuperaremos la normalidad", ha insistido.


La situación del SEPE no afectará a los derechos de los solicitantes de prestaciones, pues los plazos de solicitud de las mismas se ampliarán en tantos días como estén fuera de servicio las aplicaciones.


Asimismo, no será necesario renovar la demanda de empleo, pues dicha renovación será automática o podrá realizarse una vez restablecido el servicio sin pérdida de derechos.


El servicio informático del SEPE fue infectado con un "ransomware" el pasado martes, un software malicioso que tiene la capacidad de cifrar archivos y bloquear ordenadores con la idea de obtener dinero a cambio de devolver el funcionamiento normal al sistema.

Expertos seguirán trabajando este fin de semana para que el SEPE vuelva a la normalidad tras el ciberataque