La ola de denuncias continúa con casi doscientas en dos días

La Policía Local y la Nacional controlan que se cumplan las restricciones | quintana
|

La presión policial para conseguir que los vecinos respeten las restricciones prosiguió este fin de semana, en el que la presencia policial fue constante, después de que la Xunta pidiera que se extremara la vigilancia. No fue fácil: los coruñeses abarrotaban las terrazas, convertidos en oasis urbanos después de semanas de cierre, descuidando a menudo las precauciones básicas. Entre el viernes y el sábado, la Policía Local puso cerca de 200 multas, cuando lo normal son poco más de cuarenta al día.


Al cierre de esta edición todavía se desconocían las cifras referentes al domingo, pero sí se sabía que el viernes se había multado a 44 personas durante el día, mientras que el turno de noche del viernes al sábado había sancionado a otras 17. En un esfuerzo por controlar la situación, el número de sanciones se incrementó el sábado, donde se impusieron 105 solo durante el día, mientras que ya en la noche del viernes al sábado fueron 13.


29 personas

fueron sancionadas por participar en botellones, una actividad ilegal tras los últimos cambios normativos de la Xunta


Como viene siendo habitual, la infracción más común fue la de no llevar la mascarilla puesta. Algo que es muy habitual en las terrazas, donde el público a menudo está consumiendo alguna bebida o comida. En este caso, la sanción es para el cliente, no para el hostelero, pero también este sector fue multado por incumplir la normativa: seis locales fueron descubiertos albergando un exceso de aforo en sus terrazas, que deben estar al 50% de capacidad desde el viernes pasado. Además, otros dos servían bebidas fuera de hora.


Desobediencia

Sin embargo, el local más denunciado fue un establecimiento de kebabs en As Conchiñas: no solo seis de sus clientes estaban sin mascarillas, dos fumaban y cuatro celebraban un botellón en la calle, sino que se tuvo que denunciar a cuatro individuos por desobediencia y por su negativa a identificarse.


18 denuncias

tramitaron los agentes en un solo local de As Conchiñas, donde varios clientes se negaron a colaborar con los agentes municipale


La noche del sábado volvió a vivir la animación propia e un fin de semana: la Policía Local descubrió a cinco individuos circulando por la calle habiendo pasado el toque de queda de las once de la noche. Además, sorprendieron a otros dos celebrando un botellón en el parque de Santa Margarita, y un local que no había echado el cierre a tiempo y que había prolongado la fiesta hasta más allá del toque de queda con cinco personas en su interior. El propietario del local se negó a identificarse y fue denunciado. 

La ola de denuncias continúa con casi doscientas en dos días