Francia consigue que Alemania relaje los controles en la frontera

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, en una conferencia con la canciller alemana, Angela Merke | T. CAMUS (efe)
|

Francia ha conseguido algunas concesiones de Alemania para sus trabajadores transfronterizos del departamento de Moselle en el nuevo régimen de restricciones a la entrada que se le impone a partir de mañana, y que podían haber supuesto un cierre casi total de la frontera.


El secretario de Estado francés de Asuntos Exteriores, Clément Beaune, indicó en declaraciones al canal BFMTV que los trabajadores transfronterizos (hay unos 16.000 en ese departamento) tendrán que hacerse una prueba de coronavirus cuando vayan a trabajar a Alemania cada 48 horas y no cada 24 como se había anunciado en principio.


Además, en lugar de exigirles una prueba PCR, bastará con que presenten un resultado negativo en un test de antígenos, que es más rápido y más sencillo de realizar, aunque también menos fiable.


Negociación

“Hemos evitado un cierre de fronteras y era importante”, se felicitó Beaune, que insistió en que habían hecho “un enorme esfuerzo de concertación” con las autoridades alemanas.


Alemania había prevenido de que limitaría las entradas a su territorio desde Moselle, de forma que habrá que presentar una prueba de Covid-19 negativa, ya que considera que ese departamento está en una situación de riesgo máximo por la elevada tasa de incidencia de la epidemia y por elevado peso de las variantes.


Las restricciones anunciadas inicialmente, incluso para los trabajadores transfronterizos -una PCR negativa hecha como mucho 24 horas antes de cruzar la frontera-, son las mismas que los alemanes ya imponen a las personas procedentes de otras regiones fronterizas de Austria y de la República Checa a las que cataloga igualmente en situación de riesgo máximo por la incidencia del coronavirus.


Preguntado sobre el trato de favor que parece haber conseguido Francia para Moselle, Beaune dijo esperar que los alemanes repliquen las mismas reglas también con esos otros países.


El secretario de Estado insistió en que su “prioridad es defender los intereses de los trabajadores” y consideró que con el dispositivo de medidas que Alemania pretende aplicar a los que entren desde Moselle Berlín “va más allá” del marco establecido en la Unión Europea para la gestión de los desplazamientos entre países.


Por otro lado, Beaune reiteró la posición francesa contraria a que un certificado de vacunación pueda servir de salvoconducto para viajar en el interior de la UE al menos antes de que todo el mundo pueda haberse vacunado.


El secretario de Estado considera que esto podría llevar a una situación discriminatoria. 


Los contagios pasan ligeramente por debajo del umbral de 20.000

El número de contagios de Covid-19 notificados en Francia ayer por las autoridades bajó ligeramente por debajo de los 20.000, en un día en que también hubo menos muertos en los hospitales.

La agencia de salud pública indicó en su página web que en las últimas horas hubo 19.952 nuevos casos, con lo que ya son 3.755.968 desde el comienzo de la epidemia.

Las cifras del fin de semana suelen ser más reducidas puesto que se hacen menos pruebas. En cualquier caso, la tendencia ya era a la baja en las jornadas anteriores, con 23.996 comunicados el sábado y 25.207 el viernes. El miércoles, sin embargo, se había registrado un pico de 31.519, la mayor cifra desde noviembre y la curva última semana era claramente ascendente. 

Francia consigue que Alemania relaje los controles en la frontera